El Parlamento gallego demanda más efectivos para paliar carencias en la Policía Autonómica

El cuerpo adscrito cuenta hoy con 348 agentes de un catálogo de 500, tras disminuir un 36,2% su plantilla durante los últimos once años

MATEO G. TRIÑANES

El Parlamento se hizo eco ayer de la falta de efectivos en la Policía Autonómica. La Comisión 1ª, Institucional, de Administración Xeral, Xustiza e Interior aprobó ayer, sin votos en contra, una moción del Grupo Parlamentario Popular para “instar a la Xunta a solicitar al Ministerio del Interior que se articule un concurso de méritos en la Policía Nacional que permita cubrir las plazas vacantes en la Unidade de Policía Adscrita (UPA) a la Comunidad Autónoma”.

No es la primera vez que desde las instituciones se solicita al Gobierno central una solución a un problema que se ha convertido ya en estructural en este cuerpo. Sin ir más lejos, el propio Ejecutivo gallego pedía en 2022 el aumento en el número de agentes en una visita del ministro Fernando Grande-Marlaska a la capital gallega. “Hay voluntad de cooperación y de colaboración. Estamos cerca de firmar un convenio sobre la policía adscrita y realizar un concurso específico”, replicaba entonces el titular de Interior. No obstante, dos años después la situación no ha mejorado, si no más bien todo lo contrario.

Después de alcanzar en 2013 la cifra más elevada de agentes prestando sus servicios en la Policía Autonómica, con 474 efectivos, la plantilla no ha dejado de menguar hasta contabilizar en la actualidad un cuadro de personal de 348 trabajadores distribuidos entre las seis comisarías de las que la UPA dispone en la comunidad. Un descenso de agentes del 36,2% a lo largo de los últimos once años que aleja todavía más a la comunidad de alcanzar el catálogo de puestos de trabajo fijado en su momento por Interior de 500 plazas. Una cifra de efectivos de los que en la práctica Galicia nunca llegó a disponer.