Una nueva norma amenaza con paralizar el 1 de julio unos 5.000 ascensores en Galicia

Obliga a bloquear los elevadores que no tengan la inspección periódica en regla con los sistemas adicionales de seguridad

Reunión, ayer, de la Asociación Gallega de Ascensores, en Santiago.  |  // X. ÁLVAREZ

Reunión, ayer, de la Asociación Gallega de Ascensores, en Santiago. | // X. ÁLVAREZ

Carlos Gayoso

Unos 5.000 ascensores que se encuentran en funcionamiento en Galicia podrían tener las horas contadas a raíz de la entrada en vigor de la nueva Instrucción Técnica Complementaria (ITC), aprobada el pasado mes de abril por el Ministerio de Industria y Turismo y que regula la actividad de los elevadores residenciales. Así lo estimó ayer la Asociación Gallega de Ascensores (Aega) durante unas jornadas empresariales celebradas en Santiago para abordar las consecuencias de la nueva normativa, que calificaron de “tragedia” para las comunidades de vecinos si no se amplía el plazo para cumplir con el nuevo reglamento, dado que tienen que asumir reformas en los ascensores como sistemas de protección para el usuario por el cierre de puertas, sustitución de guías antiguas, instalar una comunicación bidireccional las 24 horas del día para rescatar usuarios atrapados o habilitar un dispositivo de alerta por sobrecarga de pasajeros.

A la petición de más tiempo también se sumó el secretario xeral de Industria, Nicolás Vázquez, que aseguró que la Xunta ya ha remitido una carta al Ministerio de Industria donde le pide que adopte medidas urgentes para evitar la paralización de los ascensores afectados.

Y es que una de las novedades de esta nueva ITC es la atribución de competencias para llevar a cabo la paralización de un ascensor en caso de que una inspección periódica no se realice o resulte negativa. “Antes no estaba claro quién tenía que cesar el elevador en caso de que no fuera apto para funcionar. Ahora, la regulación deja claro que es responsabilidad de las empresas mantenedoras”, enfatiza la presidenta de Aega, Ángeles Ríos.”

La ITC pone el foco, principalmente, en la mejora de la seguridad. En primer lugar, la normativa estipula que, para instalar un ascensor, es necesario que la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) realice una inspección previa que avale la instalación. Además, el reglamento obliga a todos los elevadores a tener línea de teléfono, pesacargas y cortinas de infrarrojos para evitar cierres accidentales de las puertas. Estos requisitos se podrían introducir de manera escalonada en cada revisión periódica, pero hace falta tiempo. Ríos estima que en siete años, todos los elevadores de Galicia estarán actualizados.

Desde la publicación del real decreto el pasado 2 de abril que anunciaba la entrada en vigor de la nueva ITC, Ríos apunta que la demanda para realizar inspecciones en los ascensores ha aumentado paulatinamente.

Suscríbete para seguir leyendo