Los litigios por el precio de expropiaciones bajan a su mínimo histórico en Galicia

El Xurado que dirime estos conflictos nunca había registrado una actividad tan reducida en un año como en 2023, con poco más de 740 expedientes por un valor de 5,5 millones

Obras de soterramiento de la línea eléctrica O Irixo-Lalín. |   // BERNABÉ JAVIER LALÍN

Obras de soterramiento de la línea eléctrica O Irixo-Lalín. | // BERNABÉ JAVIER LALÍN

X. A. Taboada

El Xurado de Expropiación de Galicia comenzó a funcionar en 2006 y en sus primeros años realizó una intensa actividad como órgano de mediación entre los propietarios y las administraciones a la hora de fijar un precio justo por la ocupación de terrenos privados. Pero con los años su encomienda ha ido mermando hasta tal punto que en 2023 ha registrado su menor actividad en sus 18 años de vida. Los conflictos por el precio de las expropiaciones en Galicia han bajado a su mínimo histórico, en parte por la reducción de grandes obras en las que intervienen las administraciones para hacerse con el terreno. Tan solo se resolvieron 743 expedientes y por un valor total que ronda los 5,5 millones de euros.

La comparación con años anteriores presenta una diferencia abismal. En 2012 se tramitaron 5.561 expedientes por un valor de casi 76,5 millones, y el ejercicio anterior se resolvieron 5.301 por un importe de 86,57, la cifra más alta alcanzada en un año por el Xurado de Expropiación de Galicia (XEG).

No todas las apropiaciones de terrenos por parte de una administración acaban en este Xurado. Solo lo hacen cuando se produce un desacuerdo sobre el precio y entonces interviene para determinar la cuantía justa que tiene que pagar la Xunta, un concello o una diputación provincial. Porque en el caso de que la ocupación sea promovida por el Gobierno central, la vía es otra, pues las divergencias se dirimen en los jurados provinciales, dependientes de los órganos centrales del Estado.

Pero que un conflicto por la expropiación de un terreno termine dirimiéndose en el XEG suele acabar bien para el dueño. En sus 18 años de actividad, el valor de todos los expedientes resueltos se cifra en algo más de 583 millones y, lo que es más importante, conllevando este importe 157 millones más de lo que estaban dispuestos a pagar inicialmente la Xunta, las diputaciones y los ayuntamientos.

¿Qué supuso esto para los propietarios? Pues de media, según cuenta el Xurado en su nota de resumen de la actividad desarrollada, 2.837 euros más por cada expediente tramitado. Es decir, es lo que cobraron los dueños adicionalmente con respecto a lo que le querían pagar en principio por la expropiación y que significa, de media, un 37% por encima del dinero que cobrarían si aceptaran ya a primeras la oferta de la Administración. Desde que arrancó su funcionamiento ha tramitado 55.678 expedientes, pero a un ritmo muy desigual. En sus primeros siete años no había tregua, con una media de 5.867 conflictos de precios resueltos por ejercicio. Pero luego bajó el compás sensiblemente, a razón de 1.300 expedientes por año, contando los 743 de 2023, la cifra más baja desde que opera el Xurado de Expropiación autonómico en Galicia.

El grueso de las expropiaciones en la comunidad las realiza la Xunta, generando 46.795 expedientes que representan el 84% del total, mientras que concellos y diputaciones aportan el resto, 8.884. ¿Y cuáles son los proyectos que generan más ocupaciones forzosas de tierras? Pues la construcción de vías de comunicación, de polígonos empresariales, de parques eólicos y de líneas de evacuación de energía eléctrica. La expropiación “tipo” que pasa por el XEG reuniría las siguientes condiciones: la ocupación la promovería la Xunta, el método empleado sería el de urgencia, el terreno estaría ubicado en suelo rústico, la valoración del predio no superaría los 10.000 euros y habría muchas posibilidades de que se tratara de un bien afectado por la construcción de una vía de comunicación o una línea eléctrica.

Como dato anecdótico, el Xurado de Expropiación nunca ha intervenido en 13 ayuntamientos por conflictos con los precios. Estos son A Capela en A Coruña; Mondariz-Balneario en Pontevedra; y Arnoia, Baños de Molga, Beade, Castrelo de Val, Entrimo, Laza, Lobeira, Manzaneda, Os Blancos, Pontedeva y Sarreaus en Ourense. Lugo es la única provincia donde el XEG intervino en todos sus concellos.