Adif ofrece a la “Galicia vacía” siete estaciones de ferrocarril y 23 viviendas en desuso

Todos los inmuebles se encuentran en un estado de conservación muy deficiente o ya en ruinas, por lo que necesitan una rehabilitación para disponer de una segunda oportunidad

Antigua estación de tren de Silleda

Antigua estación de tren de Silleda / Bernabé / Gutier

X. A. Taboada

Las nuevas líneas de ferrocarril y la reorganización de servicios, con trenes y demandas muy diferentes a los de hace décadas, ha llevado a un buen número de edificios e instalaciones ferroviarias a languidecer y caer en un estado de conservación totalmente deficiente o, directamente, en ruinas. Para intentar darles una segunda oportunidad, aunque ya totalmente al margen de la actividad para la que nacieron, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha creado el programa “Activos para el Desarrollo” por el que pretende recuperar estos inmuebles en desuso, ofreciéndolos a la “España vacía”. En el caso de Galicia, la oferta la conforman siete estaciones de tren y 23 viviendas repartidas entre las cuatro provincias.

“Consideramos que los activos en desuso de Adif pueden y deber ser puestos al servicio del desarrollo económico y social de los territorios donde se ubican”, explica la empresa pública dependiente del Ministerio de Transportes.

¿A quiénes se ofrecen estos inmuebles? Pues a emprendedores, empresas, cooperativas y autónomos, pero también a asociaciones, ONG y otras organizaciones sin ánimo de lucro, además de a las administraciones municipales y provinciales.

Se alquilarían a “precios especiales”, pero el inconveniente es que estos edificios necesitarían en su totalidad una intensa rehabilitación. Adif reconoce abiertamente que se encuentran en un estado de conservación “deficiente”, “muy deficiente” o ya “ruinoso”.

En la provincia de A Coruña Adif pone en el “mercado” tres estaciones, dos de ellas ubicadas en tramos sin servicio. Son las de A Sionlla y Berdía, ambas en el municipio de Santiago, por lo que se alquila tanto el edificio de viajeros como las parcelas de terreno en las que están ubicadas o el muelle de carga. La tercera es la de Aranga, pero como las vías están operativas, solo se puede conseguir la nave destinada a los viajeros.

En la provincia de Pontevedra el programa cuenta con dos estaciones y catorce viviendas. Los alojamientos se reparten entre Bandeira (Silleda), donde se ofrecen diez viviendas de planta baja, y San Xoán de Vilanova (Lalín), con dos grupos de dos adosados cada uno.

Las estaciones son la antigua de Silleda y la de San Xoán de Vilanova, que incluyen el edificio de viajeros y el muelle cubierto.

En todos los casos, se trata de inmuebles ubicados en una línea abierta al tráfico ferroviario, aunque ya sin actividad ninguna vinculada al mismo.

En Ourense el programa dispone de nueve casas de planta baja destinadas a vivienda, todas ellas en Vilariño de Conso, y de la vieja estación de Boborás, con sus edificios de pasajeros y el muelle cubierto. En este caso, todos los activos se encuentran en una línea en servicio.

En Lugo la oferta de Adif se reduce a la antigua estación de Rinlo, en Ribadeo.

“En la definición de este programa se ha tenido en cuenta, por un lado, el potencial que representan los inmuebles que han dejado de cumplir su función ferroviaria y, por otra, las necesidades y retos que tiene la sociedad, especialmente el desafío que representa el problema de la despoblación rural, al que se hace referencia generalmente como el fenómeno de la España vacía”, relata Adif.

Suscríbete para seguir leyendo