El alcalde de Abegondo, José Antonio Santiso Miramontes, ha rechazado esta mañana las acusaciones de prevaricación urbanística lanzadas contra él y se ha mostrado "absolutamente convencido" de que el caso "se terminará por archivar".

La magistrada del Juzgado de Instrucción número 2 de Betanzos decretó ayer la imputación del alcalde ante un presunto delito continuado de prevaricación urbanística por permitir la urbanización de decenas de viviendas sobre suelo rústico entre 2002 y 2005.

La juez estimó así los recursos presentados por el fiscal y las acusaciones particulares contra la resolución del pasado mes de mayo en la que ordenaba el archivo de las imputaciones de Santiso y el exedil Antonio Fernández Fernández.

Santiso Miramontes, quien aún no tiene constancia del auto, ha reiterado que ni él ni Fernández "jamás concedieron" licencias "con informes técnicos negativos" "ni a nivel individual ni dentro de ningún órgano colegiado".

A este respecto, Santiso Miramontes ha recordado que la aprobación de estas licencias en 2005 se produjo en un momento "en el que ya no era alcalde de Abegondo y Fernández tampoco formaba parte de la junta de Gobierno".

Por ello, se ha mostrado "absolutamente convencido" de que el caso "se terminará por archivar", "ya que en la fase de instrucción se concluyó que no se observa ningún indicio de delito en su actuación", lo que motivó su sobreseimiento provisional.

El regidor ha insistido en que tiene "la conciencia muy tranquila" ya que en todo momento actuó "conforme a los dictámenes técnicos".