La Junta de Gobierno local aprobó ayer de forma provisional el plan especial de dotaciones para construir un centro escolar en suelo rústico de protección ordinaria, en la avenida de Razo. Este es el primer trámite para conseguir la legalización del colegio Artai, que el Tribunal Supremo ordenó derribar por irregularidades urbanísticas a mediados del 2009.

Esta es la única forma para regularizar la situación del Concello, aunque la última palabra depende de la Xunta. De hecho, la Junta de Gobierno local ya aprobó este plan de forma inicial en el mes de febrero, pero al remitirlo a la Xunta solicitaron una serie de cambios o justificaciones. El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia anuló una resolución de la Dirección Xeral de Urbanismo por la que autorizaba construir en suelo rústico de especial protección y otros dos acuerdos del Concello en los que se concedió la licencia, a pesar de estar suspendidas en esos momentos por la tramitación del plan general.

En la sesión de ayer también se aprobó de forma provisional el plan de sectorialización en el ámbito SRAU Industrial 3, una de las áreas pendientes de desarrollar en el polígono de Bértoa ubicada en la zona noroeste. El promotor es Xestur Coruña. También se autorizaron nueve licencias de obra, tres de ellas para naves industriales en Bértoa.