El Colectivo en Defensa de la Ría de Corcubión manifestó ayer su oposición a que el Gobierno central recupere, ya en funciones, el proyecto de crear una playa artificial en el municipio. Los miembros de la plataforma califican de "aberración medioambiental" la idea y denuncian que no creará puestos de trabajo, tal como defendieron, dicen, algunos cargos públicos.

La entidad pide al Gobierno local un referendo entre los vecinos para decidir si se habilita o no la playa y recuerda que ya se presentaron 700 firmas contra el proyecto. También existe, añaden desde la dirección del colectivo, un pronunciamiento del pleno contra este "atentado ecológico".