Los contenedores soterrados de la plaza Manuel Murguía de O Temple vuelven a ponerse en funcionamiento. El Concello de Cambre ha conseguido recuperar para su uso los cuatro colectores de residuos inorgánicos pasada una década desde que, poco después de su instalación, el Consorcio As Mariñas, que gestiona el servicio de basuras en la comarca, señalase que no resultaban compatibles con el tipo de recogida para el que resultan aptos los camiones que realizan la ruta por esa zona. El Ayuntamiento de Cambre ha negociado con el ente comarcal y ha conseguido que se modifique el tipo de recogida de modo que los contenedores que permanecían sin uso puedan volver a utilizarse.

Los vecinos pueden comenzar ya a utilizar los contenedores soterrados para depositar sus deshechos de carácter inorgánico, asegura el Concello cambrés, que prevé retirar de forma paulatina varios colectores que se utilizaban hasta ahora en la zona de la plaza Manuel Murguía y la calle Constitución. La retirada de varios contenedores permitirá ganar plazas de aparcamiento en la calle Constitución, señala el Ayuntamiento.

La recuperación de los contenedores soterrados llega después de que el Gobierno local reclamara al Consorcio As Mariñas que enviase a la zona camiones aptos para la recogida de carga trasera, la adecuada para el trabajo con estos colectores. La concejal de Servicios, Elisa Pestonit, fue la encargada de las conversaciones en las que el Concello logró recuperar los contenedores sin uso. La edil asegura que planteó la solicitud al ente comarcal debido a que se trataba de "una demanda vecinal", ya que los residentes en la zona reclamaban "poder usar unos contenedores soterrados 'inservibles'". Los vecinos denunciaron en varias ocasiones la presencia en la plaza de los cuatro contenedores que no podían utilizarse. La reforma de la plaza también generó críticas por su demora.

El Concello garantiza que la retirada de los contenedores que se utilizaban hasta ahora se realizará de modo progresivo, hasta que los vecinos conozcan la puesta en funcionamiento de nuevo de los colectores soterrados.