05 de mayo de 2018
05.05.2018
SADA

El cartel que elogiaba el Valle de los Caídos desaparece para la visita de eurodiputados

Critican la "impunidad" del franquismo y exigen la "devolución" del pazo al patrimonio público. Entrar en el recinto es "dar un salto atrás en el tiempo"

05.05.2018 | 12:42

Las primeras dos temporadas de la serie House of cards, esa exitosa trama de políticos sin escrúpulos envueltos en asesinatos y traiciones en su afán de poder, descansan sobre el manual de instrucciones junto al aparato de vídeo de la que fue biblioteca del dictador Francisco Franco, presidida por un cuadro que ensalza sus hazañas en Marruecos y dos humidificadores al fondo. Cinco eurodiputados del Parlamento europeo visitaron ayer esta estancia del pazo de Meirás de Sada y solo dos más que permiten ver los herederos en una visita organizada para comprobar en persona si la Fundación Nacional Francisco Franco, que gestiona las visitas al inmueble, realiza o no apología del franquismo. En esta visita que autorizó finalmente la fundación pudieron realizar la visita guiada que se ofrece a todo el público pero que fue más breve, con menos detalles y sobre todo con una notable ausencia, la del enorme panel-expositor que la fundación tenía instalado en la capilla en la que ensalzaba la importancia del Valle de los Caídos como "el monumento funerario más importante levantado por la humanidad en el siglo XX".

Este cartel, sin ninguna relación con la historia del pazo de Meirás, fue colocado en la sacristía de la capilla por la fundación y lo titulaba "El genocidio de los católicos españoles", criticando la "crueldad" y el "sadismo" del Frente Popular y contra los que pretendían exhumar los cuerpos de Franco y Primo de Rivera del Valle de los Caídos. Este expositor motivó que la Xunta, el pasado mes de marzo, instase a Fiscalía a abrir una investigación por si pudiese ser delito, pero para la visita ayer de los eurodiputados ya había desaparecido.

Para Jill Evans, del partido nacionalista de Gales Plaid Cymru; Jordi Solé de Esquerra Republicana de Catalunya; Izaskum Bilbao de PNV; Miguel Urban de Podemos; y Ana Miranda del BNG, integrantes del Grupo de Memoria Histórica del Parlamento Europeo, ayer fue la primera vez que visitaron la vivienda de un dictador. "Entrar por esa puerta es entrar en el pasado, retroceder a un momento de la dictadura de la que aún quedan muchas heridas", destacó Izaskun Bilbao, quien insistió en que su labor es cambiar la imagen que tiene Europa de España de "estado democrático".

Jordi Solé coincidió en que entrar en el pazo le había parecido como "dar un salto atrás en el tiempo" y subrayó que veía "vergonzoso" que pueda existir en 2018 en Europa una situación de "anormalidad democrática" como definió Miguel Urban. Jill Evans destacó cómo le había "chocado" este caso del que no conocía ningún otro ejemplo y abogó, al igual que el resto de eurodiputados, por dar la máxima difusión en las instituciones europeas de la "impunidad" de la que goza el franquismo en España.

"Es un caso excepcional en Europa, en Italia no existe una Fundación Mussolini ni en Alemania una Fundación Hitler y aquí hay una Fundación Franco", recordó Ana Miranda. Todos los eurodiputados indicaron que Meirás es "un símbolo del expolio del régimen franquista" y que se debe luchar por recuperarla para el patrimonio público. Así lo apoyarán en el Parlamento Europeo, a donde llevarán el informe jurídico que elaboró la Xunta Pro Devolución do Pazo que promovió la Diputación y que concluye que la venta del pazo al dictador sería nula y no estaría prescrita.

El guía de la fundación, Carlos Fernández Barallobre, realizó a los eurodiputados una visita más breve y aséptica de la que realiza habitualmente a los visitantes (sin mención a la procedencia de unas ánforas, por ejemplo). Se centró en detalles arquitectónicos del pazo, la vida de la antigua propietaria Emilia Pardo Bazán y datos sobre algunos de los cuadros de autores destacados como Zuloaga, Bertuchi y Álvarez de Sotomayor (y un bodegón pintado por el propio Franco). Molesto por el gran número de integrantes de la comitiva, por las cámaras que al principio prohibió el acceso y después permitió entrar menos al interior del pazo, Barallobre en todo momento se refería a Franco como "el Generalísimo" o "el Caudillo". También hubo rapapolvo del empleado de seguridad tras varios avisos de la prohibición de realizar fotos en el interior.

Esta comitiva europea, que primero visitó el Concello de Sada donde les dio la bienvenida el alcalde Benito Portela, después de Meirás acudió a la Diputación de A Coruña donde fueron recibidos por el presidente y la vicepresidenta. Allí se sumó también el exministro socialista José Blanco en representación de la eurodiputada Clara Aguilera. A continuación fueron para el Concello de A Coruña y después visitaron otros lugares emblemáticos de la memoria histórica como el Campo da Rata o la Casa Cornide, también propiedad de la familia Franco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es