07 de julio de 2018
07.07.2018
MIÑO

Cuando el bono social dispara la factura

Un vecino de Miño con un sueldo de 800 euros presenta una reclamación por la subida de la factura de la luz de 54 a 129 euros - "Pido el bono social y me meten este hachazo", denuncia

07.07.2018 | 01:22
Ángel Varela muestra las facturas a la entrada de las oficinas de Consumo de la Xunta.

De 54 euros a 129 con el bono social. Es la subida en la factura de la luz que dice haber sufrido Ángel Varela, tras manifestar su interés por las condiciones del bono para consumidores vulnerables. "Pido un bono social y me meten este hachazo", relata indignado este miñés que cobra alrededor de ochocientos euros al mes y que acaba de presentar una reclamación. Según su relato, que este diario intentó contrastar ayer sin éxito con Fenosa, la compañía cambio su contrato sin autorización y en base a una consulta en la que no fue informado de la subida que podría llevar aparejada el cambio al bono social

Ángel Varela ha pasado de pagar un media de 54 euros de luz al mes a 129 euros con el cambio al bono social para consumidores vulnerables. Este vecino de Miño con un sueldo que ronda los 800 euros se plantó ayer en las oficinas de Consumo de la Xunta sin sobreponerse aún de la indignación por el cargo que recibió el pasado jueves en su cuenta. "Fui al banco y me dijeron que era de Gas Natural, con mi sueldo te puedes suponer el quebranto que me supone esto. Es casi el triple. Pido un bono social y me meten este hachazo", criticaba ayer a la entrada de la delegación territorial.

Este miñés, que acaba de presentar una reclamación en las oficinas que tiene la empresa suministradora en Betanzos, afirma que no solo se ha disparado su factura de la luz con el bono social, sino que nunca llegó a autorizar el cambio en el contrato y que se limitó a hacer una consulta.

Su odisea, cuenta, comenzó hace poco más de un mes, cuando se desplazó hasta la oficina de Gas Natural Fenosa en Betanzos para interesarse por el bono social. "Un amigo me dijo que cumplía las condiciones y que podía acogerme y fui a preguntar. Me pasé por la oficina hasta tres veces, pero los trabajadores me dijeron que no podían entrar porque la aplicación informática y ahí quedó la cosa", narra.

Su sorpresa fue mayúscula cuando días después recibió en su domicilio un nuevo contrato, que debería firmar y entregar a Fenosa, un trámite que no llegó a realizar. A pesar de que no estampó su firma en ningún documento, solo unos días después recibió una factura de 129 euros. Afirma que no solo no firmó el nuevo contrato, sino que cuando consultó las condiciones del bono social en las oficinas de Betanzos, en ningún momento le informaron de que podría llevar aparejada semejante subida de la factura. "Solo me dijeron que tendría que renunciar a la tarifa plana por el bono social y que eso podría llevar aparejado una penalización", afirma.

Este diario intentó ayer sin éxito contactar con algún responsable de la empresa suministradora para conocer su versión sobre los hechos denunciados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine