11 de diciembre de 2018
11.12.2018
MIÑO

A juicio el trabajador de un banco de Miño por robar casi 900.000 euros a sus familiares

La fiscalía pide una condena de cuatro años y medio de cárcel para el hombre por aprovecharse de la confianza de sus tíos y primos, residentes en Estados Unidos

11.12.2018 | 01:18

El escrito de la Fiscalía

  • Sucursal bancaria. El acusado de robar a sus familiares trabajó en un banco situado en Miño entre mayo de 1995 y noviembre de 2016. Figuraba como autorizado o titular de las cuentas de sus tías y primos
  • Movimientos. El hombre realizó operaciones desde 2007 en las cuentas de sus familiares para incorporar este dinero a su patrimonio. Hasta 2010, logró desviar 888.755 euros de la cuenta de su tía
  • Irregularidades. El acusado realizaba las operaciones en calidad de interventor de la oficina. El banco detectó irregularidad al darse cuenta de que faltaba la firma de los titulares de las cuentas
  • Acusado. La Audiencia Provincial enjuiciará al trabajador bancario, para el que la fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel por un delito de apropiación indebida así como la devolución del dinero robado

Un hombre trabajó entre mayo de 1995 y noviembre de 2016 en una sucursal bancaria ubicada en Miño. Según la Fiscalía Provincial de A Coruña, allí gestionaba las cuentas de sus tías y primos, residentes en Estados Unidos, ajenos a la actuación del acusado. El Ministerio Público relata que, a partir de 2007, comenzó a hacer operaciones en las cuentas de sus familiares, en las que figuraba como cotitular o autorizado, para incorporar el dinero a su patrimonio. El banco detectó irregularidades en estos movimientos, con los que el acusado consiguió más de 900.000 euros. La fiscalía pide cuatro años y medio de cárcel

La Audiencia Provincial enjuiciará a un trabajador de una sucursal de un banco de Miño por robar más de 900.000 euros de las cuentas de sus tías y primos, residentes en Estados Unidos. La Fiscalía demanda que el acusado, que no tiene antecedentes penales, sea sentenciado a cuatros años y medio de prisión por un delito de apropiación indebida.

El hombre fue empleado de la sucursal bancaria ubicada en Miño entre mayo de 1995 y noviembre de 2010. El escrito de acusación relata que los desvíos de dinero de las cuentas de sus familiares en su beneficio comenzaron en enero de 2007. El acusado figuraba en todas las cuentas como cotitular o como autorizado y realizó las transferencias en su calidad de interventor de la oficina. En algunas ocasiones incluso solicitó la firma de su tía, prosigue el Ministerio Público.

En 2010, el acusado realizó cuatro cargos en tres cuentas de sus tías y primos que sumaron 48.295 euros para incorporar a su patrimonio. El propio banco detectó entonces la irregularidad de estas operaciones, que fueron realizadas sin la autorización firmada de los titulares. El escrito del fiscal señala que la entidad procuró que dicha firma se efectuara en fechas posteriores pero el trabajador consiguió engañar a sus familiares, residentes en Estados Unidos, para conseguir su rúbrica sin levantar sospecha.

Entre el relato de los hechos a juicio figura también que, entre enero de 2008 y julio de 2011, el trabajador de la sucursal se dedicó a sacar dinero de la cuenta de una de sus tías, fallecida en 2012. La mujer tenía dos cuentas de ahorro y el acusado parece que logró desviar de las mismas un total de 888.755 euros.

Para evitar ser descubierto, el hombre retiró 1.895 euros de la cuenta en la que figuraba como titular junto a su tía y los abonó a otros clientes de la entidad, como si se tratara de un interés por imposiciones a plazo fijo. El banco detectó esta irregularidad, ya que apreció cómo el abono de estos intereses a clientes se realizó de forma manual por el acusado y no automáticamente, como suele ocurrir. La fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de un delito de apropiación indebida, por lo que solicita una pena de cuatro años y seis meses de cárcel así como una multa de nueve meses a razón de 25 euros diarios. El acusado puede ser condenado al pago de las costas procesales y a abonar los 888.755 euros robados a los dos herederos de su tía, que nombró en el testamento. El fiscal pide que retorne 37.895 euros a su otra tía y un total de 10.400 euros a su primos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es