Una guardería de Santa Cruz fue desalojada en la mañana de ayer por precaución, tras alertar a los servicios de emergencias de que había olor a humo en el centro. Personal de la escuela infantil cortó la luz y comprobó que se trataba de que la reactancia de una lámpara se había fundido o gastado, según el Servizo Municipal de Emerxencias.