10 de febrero de 2019
10.02.2019
CURTIS

La demanda de terapia canina para niños expuestos a violencia de género se duplica

Este servicio pionero que puso en marcha Curtis el año pasado pasa de siete a catorce menores y de una sesión a dos al mes, para mejorar la recuperación psicosocial

10.02.2019 | 00:59

El Concello de Curtis implantó el año pasado un innovador servicio de terapia con animales para menores expuestos a situaciones de violencia de género. Eran siete niños. Ahora ya son catorce. "Ha aumentado la demanda desgraciadamente, el doble. En algunos casos son hermanos y también hay que tener en cuenta que este servicio al ser pionero vienen de otros concellos, de Curtis pero también de Vilasantar, Sobrado e incluso Betanzos", explica la directora del Centro de Información a la Mujer (CIM) de Curtis, Natalia Vázquez,

Este incremento, junto con el hecho de que el personal del servicio observase que era necesario hacer más sesiones para ayudar mejor en la recuperación psicosocial del menor, hizo que el área de Igualdad del Concello duplicase el número de horas de atención de este servicio este año. También se ha tenido que aumentar el número de perros: si antes estaba Venus, un perro de aguas hembra, hoy tienen a otro de la misma raza, un macho llamado Pot y también a Bosco, un braco. Todos son de la empresa Candamin, expertos en trabajar con niños y personas con discapacidad, entre otras, y que cuentan con personal especializado, educadores y terapeutas.

"El perro es un elemento facilitador, hace que los niños se encuentren más cómodos, no piensan en que van a ser interrogados sino en que vienen a cuidar al perrito y le cuentan a él sus cosas, se genera una relación de confianza y se consigue que el niño se abra y nosotros podemos saber qué le pasa y después ya podemos trabajar otras cosas, como capacidades", explica Natalia Vázquez.

Este servicio de terapia canina con niños expuestos a violencia de género que tiene Curtis ya fue reconocido en los VI Premios a las Buenas Prácticas Locales a nivel nacional por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp).

Si ahora las sesiones eran cada mes ahora se imparten cada quince días, con una duración variable en función del niño y de su estado de ánimo, desde media hora hasta una hora. Los encuentros con los canes son los miércoles de la segunda y cuarta semana del mes.

Los catorce menores que ahora tiene el CIM de Curtis en este servicio tienen entre 4 y 11 años, y aunque cada uno de ellos tiene unos problemas, personalidad y reacciones diferentes, los especialistas que están con ellos detectan características comunes: "Tienen ideas recurrentes, se les vienen a la cabeza situaciones que han vivido, les cuesta dormir, tienen miedos, muy poca capacidad de frustración y autocontrol. Y también es muy común que repitan los patrones que ven en casa, les queda interiorizado", subrayó Natalia Vázquez.

Ante una situación de violencia de género, a pesar del dolor y del rechazo, también existen casos de niños que terminan, con el tiempo, imitando esa conducta. Por eso es tan necesaria, esencial, "la intervención temprana", a cortas edades, "para prevenir y combatir futuras violencias", señala Vázquez, que admite la delicadeza y gran responsabilidad de esta labor que según ella "debe ser trabajo de toda la sociedad". Un cambio en la legislación, que permite que sea suficiente con la autorización de uno de los padres en lugar de los dos para que los niños entren en esta terapia, también ha ayudado mucho a que este servicio de Curtis registrase tan elevada demanda. "Y también la suerte de contar con un juez de menores que está mucho por este tipo de intervenciones", matizó Natalia.

El agresor no tiene presencia en este servicio, aunque en algunos casos, por correo electrónico, es informado desde el CIM si tiene interés. La labor que realiza este centro es tan notable que en un caso lograron averiguar, en la terapia canina y mediante dibujos, que una menor era objeto de agresión por su padre, un caso grave, y tras comunicarlo y verificarlo, se le canceló al progenitor el régimen de visitas.

"La niña empezó a contarlo un día y nosotros... Aún no ha sido el juicio pero por lo menos ya no tiene que ir con su padre. Siempre tienes que ir con mucha cautela en estas situaciones, pero si es algo evidente, tienes que actuar", subrayó Vázquez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es