El pleno de Oza-Cesuras aprobó ayer con los únicos votos del Gobierno local (PP) el presupuesto de 2019, de 4,8 millones. El alcalde, Pablo González Cacheiro, calificó las cuentas de "sociales" y "prudentes". El PSOE, que votó en contra, echó en cara al Ejecutivo su "falta de ambición", criticó que trate a Oza-Cesuras como un "municipio dormitorio" y censuró el reparto sin criterios objetivos de 119.000 euros en ayudas.