02 de junio de 2019
02.06.2019
La Opinión de A Coruña

Diario de una tortura, por Javier Allo Camapaña, ganador del segundo premio

01.06.2019 | 22:19

Hola, soy Jack. O eso creo. En realidad, no lo sé. No sé nada. Ni los colores, ni mi nombre, ni quién me tiene secuestrado. Él es el único que conoce mi existencia, o eso creo. Puede ser que me haya vendido ya. No lo sé. Lo único que sé es la experiencia del dolor. Mi señor dice que es divertido y que pronto me acostumbraré... Pero yo no quiero hacerlo. Si eso pasa y su diversión ya no me hiciera efecto, él me haría algo mucho peor y degradante.

Apenas tengo fuerzas para escribir esto. Bueno, en realidad... Apenas tengo espacio, apenas tengo agua, apenas tengo comida, apenas tengo algo. Ojalá tuviera comida. Mi señor dice que la necesita más su perro que yo. En verdad tiene razón. El perro le acompaña siempre. Yo ni eso. Por eso quiero morir ya. Para qué sirves, me dice siempre. Y yo siempre respondo que para nada. Me gustaría saber para qué sirvo. Pero aquí ya he perdido demasiados años como para descubrirlo.

He pensado muchas veces en el suicidio, pero no encuentro la valía necesaria para llevarlo a cabo. Solo me queda esperar a que ese desgraciado se muera o me muera yo primero. Eso me parece más posible.

Ayuda, por favor. Creo que me estoy volviendo loco. No me acuerdo que va después del 5. El 5... Lo único que dice mi señor es 1, 2, 3, 4 y... 5 antes de que me torture de cualquier manera peor que la anterior.

Hay muchas maneras... Ahogamiento, pistolas eléctricas, ruidos altos prolongados, privación del sueño... Ahhh...

Como me gustaría dormir ahora mismo. Llevo cuatro días sin dormir y me noto muy extraño. No sé si es cansancio o locura. Ambas supongo. Ahora mismo hace un calor insoportable, tanto que ni un zorro sin pelaje lo soportaría.

Me estoy muriendo de hambre, de sed, de sueño, pero no soy el único. Hay mucha más gente que está sufriendo como yo. Somos miles de personas las que sufrimos esto. Ya sea por el color de la piel, por ser de un género o por tener una opinión distinta, o al menos eso dice mi 'Señor'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


esquelasfunerarias.es