22 de junio de 2019
22.06.2019
La Opinión de A Coruña

La Xunta adjudica la primera fase para conectar la vía ártabra con la autopista

Contrata por más de 23 millones la obra del tramo entre la Nacional VI y la AC-221. Cambre confía en que la Justicia obligue a paralizar la ejecución

21.06.2019 | 22:41
Rotonda en que acaba la ártabra y de la que partirá hacia la AP-9.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade adjudicó ayer las obras de la primera fase de prolongación de la vía ártabra hacia la autopista AP-9, que conectarán la carretera Nacional VI con la vía autonómica AC-221, que une San Pedro de Nós y Mabegondo. La inversión autonómica en este enlace es de más de 23 millones de euros. El Ayuntamiento de Cambre, que había presentado una medida cautelar contra la continuación de la ártabra hacia la autopista sin tener permiso de Fomento para el enganche con la AP-9, confía en que se paralice la actuación.

Los trabajos se han adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Arias Infraestructuras, Construcciones Taboada y Ramos y Francisco Gómez y Cia. La obra cuenta con un plazo de ejecución de unos 36 meses.

El departamento de Infraestruturas procederá al levantamiento de actas de ocupación de los terrenos necesarios para ejecutar las obras entre los días 19 y 24 de julio, para iniciar las obras a continuación. Los trabajos recién licitados dan continuidad al tramo actual en servicio de la ártabra, entre Castelo y la N-VI, y prevén su posible continuidad hasta la autopista AP-9, que requerirá de la autorización del Ministerio de Fomento.

La Xunta recuerda que este contrato incluye la posibilidad de modificarse para ejecutar la segunda fase de la obra y llegar a la AP-9 si Fomento da luz verde a la conexión, que supondría una inversión total de 35 millones de euros, incluidos los 23 para la obra recién contratada.

La primera fase de prolongación hasta conectar con la AC-221 prevé la ejecución del tronco de la ártabra, de aproximadamente 3 kilómetros de longitud, desde la rotonda de la N-VI hasta el nuevo enlace con la AC-221. Incluye también el enlace con la N-VI, para lo que resulta preciso remodelar el actual. El nuevo enlace contará con tres niveles. En el nivel actual se ejecutará una glorieta en la que se conectarán los ramales de salida y entrada en la vía ártabra y en la N-VI, de modo que la ártabra cruzará bajo la glorieta. Sobre la rotonda cruzará la N-VI, que discurrirá en viaducto con dos carriles por sentido en una longitud de 1,2 kilómetros. Las obras se completan con el enlace con la AC-221 y la conexión con el polígono de Espíritu Santo. Aquí se ejecutará una glorieta sobre la que cruzará la nueva vía mediante un viaducto, y desde la glorieta se accederá a la carretera AC-221 y al polígono industrial a través de un nuevo ramal de 1,1 kilómetros con un carril por sentido.

La Xunta adjudica la obra antes de que la Justicia se pronuncie sobre una medida cautelar interpuesta por el Concello de Cambre contra el proyecto. El Ayuntamiento cambrés denuncia la afección del trazado a un humedal protegido e irregularidades en el procedimiento, además de advertir de que la obra podría quedar sin continuidad y no pasar de la AC-221 si Fomento no autoriza el enlace con la autopista.

El Concello asegura que seguirá "actuando" para evitar la afección al humedal y que "se imponga la razón". Confía en que la medida cautelar salga adelante y paralice la ejecución de este trazado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es