04 de octubre de 2019
04.10.2019
La Opinión de A Coruña

Medio Ambiente da luz verde al cambio para impedir gasolineras en Betanzos

Considera que la eliminación de las estaciones de servicio "de las ordenanzas residenciales minimizará los riesgos asociados a este uso en las zonas habitadas"

03.10.2019 | 20:29
Una gasolinera en Betanzos.

La Dirección Xeral de Calidade Ambiental ha dado luz verde al proyecto que tramita el Concello de Betanzos para impedir que se instalen nuevas gasolineras en suelo urbano residencial de baja densidad, en suelo urbano de entidades de población en medio rural y en suelo no urbanizable de núcleo rural. Es decir, que no se podrán instalar más gasolineras en ningún núcleo aunque apenas tenga casas.

La Xunta considera que "la eliminación del uso" de estaciones de servicio y repostado de combustible "de las ordenanzas residenciales minimizará los posibles riesgos asociados a este uso en las zonas habitadas se considera un efecto positivo para la población". También señala que "no cabe esperar que se produzcan efectos ambientales significativos derivados de la modificación propuesta".

Con la nueva redacción de las ordenanzas, la prohibición de instalar estas estaciones de carburante se extenderían a todas las áreas de uso residencial, sean o no densas, del municipio.

El Ejecutivo municipal, en un documento muy breve que remitió a la Consellería de Medio Ambiente, subrayó que esta modificación de los usos autorizados supondría un "efecto positivo sobre el medio urbano o rural" al impedir instalaciones "potencialmente peligrosas en contacto con usos residenciales mayoritarios".

La Dirección Xeral de Ordenación do Territorio informó que la modificación se puede considerar de "interés público" y el Instituto de Estudos do Territorio indicó que esta iniciativa "no generará incidencia paisajística".

El Concello de Betanzos autorizó hace más de un año, la construcción de una gasolinera de Ozagas Galicia en la avenida Fraga Iribarne en el barrio de A Condesa, dentro de la zona de protección de O Pasatempo marcada provisionalmente por la Xunta. El BNG denunció que el Ayuntamiento permitiese esta instalación y este destacó que contaba con todos los informes favorables. Sin embargo Betanzos Novo llevó una iniciativa al pleno, que fue apoyada por todos los grupos excepto del PP, y con la que se acordó modificar las normas de planeamiento actuales para impedir la construcción de estaciones de servicio en zonas residenciales. El Ejecutivo inició en verano la tramitación para acatar este acuerdo plenario con la presentación del proyecto para su tramitación ambiental en la Xunta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es