29 de marzo de 2020
29.03.2020
La Opinión de A Coruña

Un escudo para la diversidad

Entidades sociales del área, algunas con un ERTE, se vuelcan con sus usuarios con discapacidad, trastornos mentales o de conducta para que sobrelleven la cuarentena

29.03.2020 | 00:27
Usuarios de Aspace con mensajes de ánimo para sobrellevar esta crisis sanitaria.

No todo el mundo entiende los motivos del confinamiento y hay personas para las que, aún siendo conscientes de la necesidad de tomar medidas para frenar la propagación del coronavirus, les puede resultar insoportable encerrarse entre cuatro paredes. Entidades sociales como APEM, Dismacor, Aspace o Anhida se vuelcan estos días en atender con todos los medios a su alcance a ese otro colectivo vulnerable, el de las personas con trastornos mentales, discapacidades o problemas de conducta, atención o desarrollo, que afrontan la cuarentena con una dosis extra de ansiedad y que se han visto obligadas a prescindir de unas rutinas fundamentales en el día a día.

Los trabajadores de estas entidades siguen "al pie de cañón" a pesar de que en algunos casos la crisis sanitaria los ha abocado a un ERTE o a una reducción de jornada. Es el caso de Anhida, la asociación de niños con déficit de atención con o sin hiperactividad que se ha visto obligada a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo a la mitad de la plantilla. "Somos diez y actualmente estamos cinco, pero los otros cinco siguen colaborando de forma voluntaria subiendo vídeos con juegos o actividades o corrigiendo las tareas de los niños... Es un equipo increíble, estoy muy orgullosa, he tenido la suerte de que aquí nadie ha dicho ahí os quedáis...", agradece la presidenta de la entidad, Pilar Castiñera. Esta especialista explica que desde que Anhida fue declarada de interés público atiende "la diversidad en general" y que en estos días de crisis sanitaria y confinamiento obligatorio no dan abasto para atender a las familias, especialmente a las de menores que pueden vivir la reclusión como una tortura al padecer trastornos como con TDH (Trastorno de Déficit de Atención por Hiperactividad) o Asperger, entre otros.

En Anhida mantienen las citas psicológicas por teléfono o videoconfencia e intentan hacer de "mediadores" en conflictos en el hogar. "Surgen muchos problemas familiares, sobre todo con adolescentes", relata Pilar Castiñeira, que explica que hay menores con hiperactividad  a los que les "está afectando mucho" el confimaiento y que apunta a la importancia de facilitar vías de escape a los pequeños y a sus familias. Todos los días envían a sus usuarios tutoriales en YouTube realizados por los trabajadores con todo tipo de juegos y dinámicas para sobrellevar mejor la cuarentena.

"Estamos organizando muchos juegos y dinámicas", relata la presidenta de Anhida, que celebra que la respuesta de los usuarios a esta situación ha sido mejor de la esperada. "Están respondiendo bastante bien", apunta esta especialista, que incide en la importancia de encarar esta situación "en positivo" pero que no puede evitar quejarse de la falta de directrices claras y uniformes desde los centros educativos a la hora de plantear las tareas a distancia.


La Asociación de Pais de Nenos e Persoas con Discapacidade das Mariñas Coruñesas (Dismacor) también se vuelca con sus usuarios a pesar de que ya han solicitado un ERTE debido a la imposibilidad de mantener a los siete trabajadores sin poder desarrollar  los programas a domicilio, las salidas de ocio o servicios de apoyo en el colegio, explica su fundador, Manuel García. La entidad sigue ofreciendo asesoramiento online y telefónico a sus usuarios, personas con autismo, TDH, con el síndrome X frágil o trastornos del desarrollo o del lenguaje.

La psicóloga Berta Fraga apunta a la importancia de mantener este asesoramiento en un momento en el que muchos de sus usuarios con autismo sufren un alto nivel de estrés al no comprender en muchos casos la situación. "Estamos elaborando material como pictogramas para que entiendan por qué no pueden salir", explica esta trabajadora que, como sus compañeros, atiende por videoconferencia a los pequeños y a sus familias y les envía a diario material de entretenimiento. Esta trabajadora incide en la importancia que puede tener para un menor con autismo salir a dar un paseo y pide comprensión. "Dar una vuelta a un edificio puede suponer estar bien otra semana", incide.

La Asociación de Padres de Personas con Parálisis Cerebral (Aspace) y la Asociación Pro Enfermos Mentales (APEM) mantienen a pleno rendimiento las residencias y están en contacto permanente con los usuarios de sus otros centros y, en el caso de APEM, de los pisos protegidos. Las dos entidades se vuelcan por mantener entretenidos a los usuarios para evitar episodios de ansiedad y  en establecer un diálogo constante con las familias de los que permanecen confinados ahora en los hogares para mediar ante cualquier problema.

La gerente de APEM, Pety Vázquez, explica que hacen un seguimiento telefónico diario de los usuarios de los centros de día y de rehabilitación que afrontan este periodo de cuarentena en casa con sus famiias. Desde APEM no solo ofrecen apoyo psicológico a los usuarios, también asesoran a los allegados, familiares que también tienen que adaptarse a las nuevas circunstancias. Y no siempre es fácil. Aún así, la respuesta a la situación provocada por la crisis sanitaria ha sido satisfactoria.  "Está yendo sorpendentemente bien dentro de las circunstancias", explica: "Hay familias que no están acostumbradas a tenerlos tanto tiempo en casa. Desde la federación nos están remitiendo material de entretenimiento para que le enviemos a las familias: libros, películas, talleres online de baile...", detalla.

La asociación mantiene también una supervisión diaria de los pisos protegidos para personas con un trastorno mental severo. La gerente de APEM relata que se han producido algunos momentos de tensión, pero que la respuesta en general ha sido buena. "Ha habido algún episodio de alteración, como es normal, pero la respuesta en general está siendo buena", explica Pety Vázquez,  que relata que esta semana, por ejemplo, fue necesario evacuar a uno de los internos a Oza. Aunque afronta con optimismo este periodo de cuarentena, en APEM también hace mella la incertidumbre: "Estamos preocupados, claro", admite Pety Vázquez, que destaca que esta situación le ha hecho que los profesionales de la asociación se hayan "volcado en un 90% de los casos". "Están haciendo un trabajo maravilloso", agradece.

La Asociación de Padres de Personas con Parálisis Cerebral (Aspace) encara la crisis sanitaria con un déficit de material de protección que les ha llevado a lanzar un SOS: "Aspace Coruña necesita material de protección!!! Si dispones de mascarillas, pantallas protectoras, batas o cualquier otro material contacta nosotros", piden a través de las redes sociales los responsables de la Asociación de Padres de Personas con Parálisis Cerebral, que facilita dos teléfonos de atención: 608 404 133 y 626 269 823. La entidad incide en que este  material es crucial dado que asiste a un un colectivo vulnerable, con patologías respiratorias crónicas y problemas cardiovasculares. La directora del centro, Sonia Cruz, agradecía hace unos días la "avalancha" de llamadas que han recibido de asociaciones, colectivos, centros y particulares para ofrecer ayuda.

El estado de alarma ha dado un vuelco a la actividad de Aspace, que mantiene a pleno rendimiento la residencia, con estrictos protocolos de seguridad, y que atiende a distancia a los usuarios del centro de día y del colegio, que pasan estos días confinados en sus hogares y que en la mayoría de los casos no entienden los motivos de la cuarentena. "`Para muchos es como un castigo, no entienden que tengan que estar en su cuarto (en alusión a los de la residencia) o en su casa todo el día". Para evitar al máximo los episodios de ansiedad y hacer lo más llevadero posible el confinamiento, cuatro psicólogos de Aspace trabajan directamente o a distancia con los usuarios "para que comprendan lo que está pasando y gestionar su estrés", explica Sonia Ruiz, que relata que los "trabajadores sociales llaman constantemente a las familias" y que ofrecen además distintas opciones de ocio a los usuarios recluidos en casa.

La responsable de Aspace se congratula de las ventanjas de que la residencia esté ubicada en un entorno rural, en la parroquia de Osedo, en Sada. "Ahora mismo esto es el paraíso", sostiene esta especialista, que apela a la importancia de que los internos puedan tomar algo el aire, disfrutar algo el sol y participar en alguna dinámica en grupo, eso sí, manteniendo las distancias de seguridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019, España

Congreso de los Diputados

esquelasfunerarias.es