Desde hace días ya no hay obreros en el nuevo acceso al polígono de Morás, ubicado en Arteixo. El motivo es que los trabajos ya han concluido tras un año, aunque eso no implica que la infraestructura vaya a abrir al tráfico inmediatamente. La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, encargada de la actuación, confirma que podrá usarse en el momento que entren en funcionamiento "los viales del polígono", que están pendientes de ser recepcionados por parte del Concello, que, además, debe crear una entidad de conservación del parque empresarial junto a Xestur Galicia. Los conductores por el momento no podrán estrenar esta infraestructura, con un coste aproximado de 3,5 millones de euros.

El alcalde, Carlos Calvelo, explica que la recepción de los viales y la puesta en marcha de la entidad de conservación está pendiente "de los informes técnicos" y que Xestur ya lo solicitó formalmente. El convenio firmado entre Xunta y Gobierno local en 2004 recoge que los viales, servicios, parques y aparcamientos serán cedidos al Concello. También señala los propietarios del parque empresarial, deben integrarse en una "entidad de conservación para el mantenimiento de aquellos servicios e instalaciones que no sean asumidas" por el Ayuntamiento.

El proyecto ejecutado por el Ejecutivo autonómico consiste en una rotonda elevada con un radio de 32 metros sobre el tronco de la carretera AC-551, que comunica la rotonda de Sabón con la A-6 y la AG-55. El acceso desemboca en la glorieta principal del polígono de Morás, cuya urbanización se encuentra muy avanzada.

Este nuevo enlace no solo dotará al polígono de Morás de un acceso, sino que también permitirá dirigirse hacia el polígono de Sabón o a la capital municipal de Arteixo sin tener que pasar por la rotonda de Sabón, que soporta una importante cantidad de vehículos diariamente, lo que supondrá una diversificación del tráfico que sale o entra de Arteixo.

La comercialización de las parcelas del parque empresarial de Morás alcanza ya ronda el 70% de la superficie disponible, ya que, a las adquisiciones de grandes extensiones de suelo efectuadas por Hijos de Rivera y Aluman, se suman las realizadas por veinte empresas de menores dimensiones que compraron 80.000 metros cuadrados, según los datos facilitados ayer por la Consellería de Medio Ambiente, promotora del polígono. De los 950.000 metros cuadrados de superficie disponible para compra en el polígono de Morás, 466.137 están destinados a Estrella Galicia. Sus instalaciones se ubicarán en la zona más cercana al cementerio de Arteixo.