28 de mayo de 2020
28.05.2020
La Opinión de A Coruña
A CORUÑA

Coronavirus A Coruña | Historias que deja el encierro

El confinamiento liberó la creatividad de los pequeños de la comarca, que difundieron sus vivencias en relatos y dibujos - Los concellos editarán libros para preservar los recuerdos

28.05.2020 | 01:31
Coronavirus A Coruña | Historias que deja el encierro

El confinamiento forzoso por la pandemia privó a Aitana de la compañía de sus amigos del cole y familiares, pero le deparó una contrapartida inesperada: una piscina para el jardín. Y es que el encierro se vive de otra manera en el agua: "Me encanta, porque buceo mucho y me gusta nadar", cuenta en un relato que pasará a formar parte del "libro de oro" que elaborará el Concello de Abegondo para reunir las vivencias, ya sean narradas o dibujadas, de sus vecinos durante la cuarentena por el Covid-19.

Esta pequeña abegondesa tuvo la suerte de pasar el encierro en una casa con finca, como Miguel, participante en el concurso de relatos Bergondo nun conto que convocó el Concello para atesorar todas las vivencias de la cuarentena: "Teño moita sorte, tanto na casa do meu pai como na casa da miña nai... Teño casas de campo!", relata este niño de 10 años. Aún así, continúa, el encierro tuvo sus dificultades: "Ao principio estresábame moito e moi a miúdo porque naceu meu irmán, Izan, e choraba moito porque era moi pequeno en tiña que aprender todo. Por exemplo, cando quería durmir choraba porque non sabía".

Pasar tantos días enclaustrados no fue fácil para nadie. "Me siento como si estuviese en una cárcel", dejó escrito para la posteridad Kevin, otro de los participantes en Bergondo nun conto. Menos mal, dice, que pudo "hablar mucho con amigos y con la familia", "jugar al parchís, al ajedrez y a la Play4" o al "quién es quién". El confinamiento liberó la creatividad y alguno hasta se atrevió con la poesía: "O coronavirus é un mal bicho / non me deixa saír da casa / pero eso xa está dito / e non vos preocupedes, isto pasa! / Xogos, pelis, tareas e videochamadas / tódolos días fágoas sen parar / eso ocupa todas as miñas xornadas ata irme a descansar", son dos de las estrofas del poema de Javier, un bergondés que acaba su poema con un llamamiento a volver a la normalidad "sempre con moita prevención".

Sara también recurre a la poesía para desear una pronta vacuna y Rubén, de Cambre, insufla ánimos con un dibujo que envió al Concello: ¡¡Todo irá ben!!. Otros quisieron difundir los superpoderes de sus madres con motivo del primer domingo de mayo: "El superpoder de mi mamá es ayudar a la gente enferma", presumía uno de los participantes en el concurso por el Día de la Madre convocado por la Asociación de Comerciantes de Curtis.

Aranga y Culleredo realizaron sendas cápsulas del tiempo "para recordar la crisis sanitaria en un futuro". Entre las actividades diarias que proponía Aranga destaca también un concurso de fotografía desde la ventana y Betanzos también abrió un certamen de dibujos para no olvidar el encierro. No solo los pequeños se volcaron. Los adultos también participaron en los concursos de relatos de Cambre o Bergondo. Ellos desean sobre todo no olvidar la oleada de solidaridad que la emergencia sanitaria desató de ventana a ventana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


esquelasfunerarias.es