El Concello de Bergondo informó ayer de que la Xunta le ha comunicado que sustituirá el bloque de cemento que instaló en el puente de O Pedrido para arreglar un tramo de la barandilla que resultó dañado en un accidente de tráfico.

Tras las críticas que recibió esta actuación en uno de los elementos patrimoniales más emblemáticos de Bergondo, que grupos como el BNG llegaron a calificar de "chapuza", el Gobierno gallego ha dado marcha atrás y ha reconocido que la solución adoptada "no se adecua a las características del puente", según explican desde el Ayuntamiento bergondés.

La Xunta ha trasladado al Ayuntamiento su intención de fabricar un molde similar al resto de la barandilla con hormigón, material original del puente, y realizar unos acabados acordes con la estética de la infraestructura.