Los datos que recopila Arriva, empresa encargada de las líneas de autobús de Arteixo, revelan que el número de usuarios durante este verano fue mayor que el que se registró el pasado año en el mismo periodo. Todo esto a pesar del miedo existente a usar el transporte público por culpa del coronavirus. En 2019 hubo 14.741 pasajeros y este año, 17.366, lo que supone un incremento de un 18%. Hay que tener en cuenta que los servicios de bus en el municipio iniciaron su andadura en enero del pasado año y la gente tardó en familiarizarse con este servicio.

La línea entre Meicende y Arteixo es la que más viajeros aporta, con 9.208 en julio, agosto y septiembre de este año. En este periodo también está en funcionamiento la ruta de las playas del municipio, que tuvo 6.101. El resto de usuarios se corresponden con los servicios que recorren las parroquias de la zona rural del municipio.

Los datos registrados por Arriva también constatan que poco a poco la gente ha vuelto a utilizar el transporte público municipal. En la ruta entre Meicende y Arteixo, en el mes de septiembre se contabilizaron 3.361 viajeros, lo que representa el 75% de los que lo utilizaban antes de estallar la pandemia en el pasado mes de marzo. En enero se montaron en los autobuses de Arteixo un total de 4.187 y en febrero, 4.576. En abril hubo 694, en mayo fue de 1.130 y en junio, 1.482. En julio se registraron 2.966, en agosto 2.881 y en septiembre, 3.361.

En cuanto a los acumulados de todas las líneas de bus que gestiona el Ayuntamiento (ruta circular, parroquiales y playas), en enero hubo 4.992 viajeros, en abril se contabilizaron 943, en junio 2.267 y en septiembre, 5.384.

El Gobierno local señala que los "datos indican una recuperación muy rápida del número de viajeros" después del confinamiento de marzo, abril y mayo. También indica que los datos muestran que "la gente ha vuelto a confiar en el transporte público". Este año el servicio de playas contó con una nueva ruta entre Meicende y el arenal de Sabón, que se unió a la que conectaba la capital municipal con Sabón y Barrañán. El Ejecutivo local asegura estas rutas "han funcionado bien debido a la ampliación a Meicende, Pastoriza, Oseiro y Vilarrodís".

En cuanto al uso de las líneas que recorren las parroquias del rural, la más usada el pasado mes de septiembre fue la de Rañobre, con 208 viajeros. En segundo lugar se situó la de Sorrizo, con 173. La de Monteagudo tuvo 54, A Cachada 43 y Pedra Cruz, 29.

Los peores registros de viajeros en todas las líneas coinciden con el estado de alarma que el Gobierno decretó en marzo. En ese momento quedaron limitados buena parte de los movimientos y mucha gente dejó de usar el transporte público por miedo a contagiarse del coronavirus. Además, se produjo una reducción de los servicios de las diferentes líneas de autobús. Ahora ya se han recuperado todas las frecuencias perdidas.

La línea circular de autobús de Arteixo modificó en marzo sus horarios de funcionamiento para adaptarse a los requisitos del Gobierno. Solo circularon seis de los catorce viajes. Funcionaron las frecuencias de las 08.00, 10.00, 12.00, 14.00, 16.00 y 18.00. En el caso de los servicios de las líneas rurales, fueron suprimidas las expediciones que se desarrollaban habitualmente por las tardes y se mantuvieron las de las mañana y el mediodía.