El Ayuntamiento de Betanzos, la concesionaria del servicio de agua y saneamiento Viaqua y el laboratorio Labaqua han puesto en marcha una herramienta que permitirá analizar y detectar la presencia de la Covid-19 en las aguas residuales y conocer así de forma temprana posibles rebrotes entre la población del municipio.

Esta tecnología permite detectar restos de material genético del coronavirus en las aguas residuales y "cuantificar su evolución". La alcaldesa, María Barral, destacó esta mañana que se podrá detectar la presencia del virus antes de que se manifiesten los primeros síntomas entre las personas afectadas.

La toma de muestras periódicas se realizará en la depuradora pero se podrán tomar en otros puntos para acotar las zonas de origen al existir una "digitalización completa y sectorización" de la red de saneamiento de Betanzos. Las muestras se llevarán al laboratorio Labaqua, "de referencia nacional en implantación de técnicas de PCR" según el Concello, que podrá tener resultados en 48 horas. El Concello volcará después los datos en una plataforma para su estudio, análisis y traslado de datos a las autoridades competentes.

Viaqua pertenece al grupo Suez que inició un trabajo sobre la presencia del virus en aguas residuales, fangos de depuradora y en aguas superficiales para analizar su evolución y disponer de un sistema de alerta temprana. Este proyecto está integrado en el Sistema de Monitorización del Agua Residual para la Vigilancia del coronavirus de la Comisión Europea.

En mayo de este año también la Edar Bens, la empresa que gestiona las residuales de la comarca coruñesa, inició una investigación sobre la presencia del virus en las aguas que llegan a la depuradora. Un proyecto realizado por microbiólogos, ingenieros, matemáticos, informáticos y químicos de la Universidad de A Coruña, del hospital universitario (Chuac), el Instituto de Investigación Biomédica y el Centro de Investigación en TIC, además del Centro de Investigaciones Avanzadas. Este proyecto se realizó para determinar también la evolución de la pandemia, en ese caso durante la desescalada, analizando la carga vira en las residuales. La toma de muestras se preveía realizar hasta el pasado octubre, de forma diaria.