El Ayuntamiento oleirense ha incluido en su presupuesto para 2021 unas previsiones de ingresos por cobro de impuestos que son muy conservadoras en muchos conceptos, con las mismas cantidades que las consignadas este año, como los 1,8 millones por el cobro del impuesto de circulación o los 400.000 del Impuesto de Actividades Económicas (IAE). También estima una bajada en la tasa de apertura de locales y por las terrazas. En cuanto al IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), la contribución, prevé ingresar un poco más, pasar de los 7,5 millones de este año a los 7,7 para 2021, y lo mismo con el Impuesto de Construcciones y Obras (ICIO), que pasa de los actuales 900.000 a los 1,2 millones.

En el propio documento el Gobierno local reconoce que se prevé una subida del 33,33% en el cobro de impuestos indirectos por el "incremento de la actividad urbanística ya experimentado durante el año 2020 y que se espera que continúe durante 2021". De hecho, Oleiros este año tiene en marcha una gran cantidad de urbanizaciones. En la tasa por licencias urbanísticas estima que percibirá un 75% más y subirá ligeramente el cobro por la ORA.