El Concello de A Laracha ha iniciado un proyecto que incluye la renovación de la pintura de la señalización horizontal en varios puntos de la red viaria y de las plazas de aparcamiento en espacios públicos.

La intervención más amplia se realizó en Erboedo, en la explanada de titularidad municipal situada en las inmediaciones del Igrexario. El repintado de las 75 plazas de aparcamiento —tres de ellas reservadas para personas con movilidad reducida— permite reorganizar el espacio y facilitar las entradas y salidas de vehículos.

En el núcleo urbano de A Laracha se actuó en la avenida Manuel Fraga y en las calles Eusebio Bértoa, Arxentina, Suíza, Santa Lucía, Río Bradoso y José Loureiro. En Paiosaco, la intervención se centró en la avenida Bergantiños. Y en Cabovilaño los trabajos se desarrollaron en la urbanización Monte Claro.

También se desarrollaron actuaciones en el interior de los colegios Otero Pedrayo e Alfredo Brañas.