La casi centenaria empresa Hidroeléctrica de Laracha SL tramita ante la Xunta dos autorizaciones para ampliar los centros de transformación que tiene en Barreira en Torás (A Laracha) y en A Cachada en Monteagudo (Arteixo).

Esta empresa prevé pasar de 100 a 160 kilovatios amperio en el centro de transformación larachés y de 50 a 100 en el arteixán (el doble). Ya cuenta con informe favorable de la Jefatura Territorial de la consellería de Economía.

Hidroeléctrica de Laracha, una de las empresas que compró parcela en el polígono de la localidad que está teniendo una fuerte demanda empresarial (está Inditex entre otros) es una sociedad familiar (la tercera generación ya está en cargos directivos) nacida en 1934 par suministrar energía eléctrica a la comarca de Bergantiños y ha logrado cerrar el ciclo completo del proceso energético, desde la producción de energía a su distribución y comercialización.

Cuando se creó, empezó con un aprovechamiento en el río Acheiro en Montemaior, afluente del anllóns, y el salto de agua de Ribela en Vilaño (A Laracha), que produjeron los primeros kilowatios que suministraron luz a la Casa Consistorial de entonces. Después instaló otra central hidroeléctrica en el río Bardoso, afluente del Acheiro.

Al aumentar la demanda en los cincuenta interconectó su red con Gallega de Electricidad. En 2017 tenía de capital social 572.000 euros, tras una escisión parcial de Elevare Inversiones SL.

La energía renovable en A Laracha, además de esta eléctrica, solo está presente con un aerogenerador de Enagasa.