La Ordenanza Municipal Reguladora de Plantaciones y Talas de las Masas Forestales, Conservación y Fomento de Especies Autóctonas de Oleiros ha entrado en vigor tras su publicación hace unos días en el Boletín Oficial del Estado (BOP) y además de prohibir la plantación de eucaliptos y establecer las fianzas previas a la tala y obligar a repoblar, prevé la posibilidad de que sea el propio Concello el que realice esa plantación nueva.

La ordenanza prevé que la persona que tiene que hacer la plantación “compensatoria” con arbolado autóctono, si lo prefiere, puede dejar que lo haga el Ayuntamiento de forma subsidiaria, pagando los costes de adecuación del terreno, retirada de raíces, apertura de fosos, carga, transporte y descarga de plantaciones y el mantenimiento de los ejemplares durante su primer año de vida. El Concello incluso ha calculado el coste de la reposición: 3.000 euros por hectárea (0,3 euros por metro cuadrado). El propietario podrá acogerse a esta opción de delegar el trabajo de repoblación en el Concello, pero tiene que especificarlo en la solicitud de licencia o la comunicación previa.

La nueva normativa también establece otras cuestiones novedosas como la prohibición de transportes y maquinaria pesada en las talas con mal tiempo, si hay peligro de que se forme barro. Incluso prohíbe que trabajen vehículos de más de diez toneladas en los días de lluvia. Oleiros ahora exige fianzas a los maderistas antes de la corta: 1.500 euros para transportes de hasta 16 toneladas y 3.000 a partir de este peso. La Federación de Empresarios de Aserradores y Rematantes de Madera alegó contra esta norma pero el Ejecutivo rechazó todas sus impugnaciones (sobre la fianza replicó que la mayoría de concellos la exigen ya).

Quejas por más corte de arbolado en el Paraíso

Vecinos de la rúa O Paraíso en Perillo alertaron de que se inició otra tala de arbolado en el entorno del regato que desemboca en la ría de O Burgo, en la zona donde se rellenará para continuar el paseo marítimo. Una vecina incluso avisó al Seprona. En este lugar, el antiguo bosque de O Paraíso, se hicieron varias cortas para construir una lujosa urbanización de una veintena de chalés “sostenibles” según anuncia la promotora. El elevado volumen de tráfico pesado en este vial tan estrecho también ha generado quejas de residentes, que hablan de colas de camiones para entrar.