El Ministerio para la Transición Ecológica dio luz verde en el mes de febrero al proyecto para ampliar el puente de A Pasaxe, con pequeñas modificaciones respecto a la propuesta inicial. Esta actuación fue anunciada en 2015 por la entonces ministra de Fomento (hoy Transportes, Movilidad y Agenda Urbana) y desde entonces ha seguido la tramitación administrativa necesaria para que sea una realidad. Ahora el Gobierno central explica que la Dirección General de Carreteras “está avanzando en la redacción del proyecto para su sometimiento a información pública”, según ha trasladado al senador Miguel Lorenzo (PP) tras preguntar este cuándo está previsto la conclusión de la tramitación y la ejecución de la infraestructura.

En cuanto a la fecha de inicio de los trabajos, el Ejecutivo central elude hacer una previsión debido al “incipiente estado de la tramitación”. “No es posible determinar la fecha de licitación de las obras”, afirma en la respuesta parlamentaria al senador popular.

El proyecto de ampliación del puente de A Pasaxe, que consiste en la construcción de un viaducto paralelo al actual para que haya cuatro carriles por sentido, incluye la demolición del edificio de Copigal, la construcción de un paso inferior en la rotonda de Santa Cristina y la remodelación completa del nudo de Perillo en el que confluyen la antigua Nacional VI y la carretera de la costa oleirense. En el extremo de A Coruña, la propuesta prevé la ejecución de un nuevo viaducto que discurrirá por encima del actual nudo viario, con lo que en este cruce habrá viales a cuatro niveles a diferente altura.

La entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció en 2015 la puesta en marcha de este proyecto. En junio de 2017 se adjudicó la redacción del proyecto básico, pero hubo que esperar hasta marzo de 2020 para que se aprobase la declaración de impacto ambiental tras un año y medio de tramitación. Eso permitió el inicio de la redacción del proyecto constructivo, que ahora será expuesto al público para que los interesados puedan alegar.

Por si los retrasos no fueran suficientes, y transcurridos más de cinco años desde el anuncio del proyecto, el delegado del Gobierno, Javier Losada declaró en octubre que hasta que no terminen las obras de Sol y Mar, que ya han sido adjudicadas y durarán 30 meses, el ministerio no tomará una decisión sobre la ampliación del puente.