Estado en el que ha quedado el cauce tras las obras. | // L.O.

Las intensas lluvias registradas en las últimas semanas provocaron que se acumulasen una importante cantidad de piedras que bloquearon el cauce del río Bolaños pocos metros antes de la estructura del Ponte dos Brozos, lo que propició que el agua empezase a desbordarse por los laterales y a erosionar fuertemente el terreno. En concreto, el bloqueo se produjo en el muro previo al puente que estaba pensado para que hubiese una pequeña cascada. Por este motivo, el Concello de Arteixo se vio obligado a realizar una intervención de emergencia para abrir un camino para que el agua pudiese discurrir por el río sin desbordarse por los alrededores.

El concejal de Medio Urbano, José Antonio Calvelo, explicó que se decidió actuar rápidamente debido a la “proximidad” del Ponte dos Brozos, una estructura de origen romana situada en medio del polígono de Sabón y que es uno de los elementos patrimoniales más importantes de todo el municipio de Arteixo. La estructura del muro estaba cediendo y se bloqueaba el paso del agua.

Los trabajos para retirar el muro, junto al Ponte dos Brozos, en el que se producía la obstrucción del agua ya han concluido. Ahora el cauce ya discurre libremente por su lugar natural.