El Concello de Miño, en las alegaciones al nuevo mapa de transporte metropolitano de la Xunta, había pedido una línea al instituto de Pontedeume, el de referencia para los jóvenes del municipio y que era una demanda histórica; y otra línea a la urbanización Costa Miño, con parada en la avenida de Xarío. Finalmente la Xunta dio luz verde al bus al instituto.