Los ayuntamientos de Cambre y Arteixo han decidido suspender hasta nuevo aviso sus ferias por el incremento de contagios de COVID-19 en el área metropolitana. Otros concellos, en cambio, prevén mantener los mercados, como Betanzos, que avanzó ayer que de momento no se plantea su suspensión. El Gobierno de Sada debatía ayer sobre la situación y prevé anunciar hoy su decisión.

El alcalde de Cambre, el independiente Óscar García Patiño, apuntó ayer que tomó la decisión de suspender la feria “por precaución”. “Estamos viviendo una situación crítica en la que los casos no paran de subir, por lo que desde el Concello tomaremos todas las precauciones necesarias para intentar frenar esta tendencia”, explicó. El regidor incidió en que la Xunta permite la realización de los mercados, pero que “recomienda no hacerlo atendiendo a la situación epidemiológica actual”. “Ahora mismo hay una enorme tasa de ocupación en el CHUAC —Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña—, por lo que es necesario que entre todos revirtamos esta situación”, apuntó.

El Gobierno local de Arteixo, presidido por Carlos Calvelo (PP), no solo ha cancelado el feirón de los sábados por la crisis sanitaria, también ha suspendido hasta nuevo aviso las actividades culturales, según informó en una escueta nota a los medios.

Todos los ayuntamientos están de acuerdo en la necesidad de extremar las precauciones, aunque varios alzaron ayer la voz para reclamar más ayudas a la hostelería, uno de los sectores más castigados. El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, de Alternativa dos Veciños, calificó ayer de “excesivas” algunas de las medidas decretadas: “El cierre de la hostelería me parece grave, después ves el metro, el tren o el avión a tope”, criticó en su intervención semanal en la radio municipal.

El regidor de Culleredo, el socialista José Ramón Rioboo, apuntó ayer a la necesidad de articular más ayudas para la hostelería y otros sectores muy afectados, como las agencias de viajes. Rioboo hizo esta petición tras solicitar sin éxito en la reunión con la Xunta que estudiase la posibilidad de dar a elegir a los locales hosteleros entre el 50% de ocupación en terrazas o el 30% en el interior “para evitar un agravio a los establecimientos que carecen de terraza”.

Rioboo expresó con todo su “absoluto respeto” por las decisiones de las autoridades sanitarias, al igual que sus homólogos de Abegondo y Bergondo, José Antonio Santiso (PP) y Alejandra Pérez (PSOE) que apelaron a la importancia de la “conciencia individual”. “Ahora más que nunca, la recuperación está en nuestras manos”, incidió ayer la regidora bergondesa.

La Diputación acusa a la Xunta de mentir sobre las ayudas

La Diputación acusó ayer a la Xunta de “faltar a la verdad” al afirmar que apoyó a la hostelería en solitario. La institución provincial, gobernada por PSOE y BNG, envió un comunicado a los medios en el que subraya que la emergencia sanitaria le llevó a hacer “un esfuerzo económico sin precedentes” para poner en marcha, en colaboración con los ayuntamientos, ayudas por 15,5 millones de euros, de los que tres se destinaron a complementar los planes de apoyo a la hostelería y el comercio de las ciudades de A Coruña, Santiago y Ferrol. El Gobierno que preside el socialista Valentín González Formoso destacó además que las administraciones locales de la provincia fueron “las primeras en reaccionar” y que destinaron cerca de 28 millones en total en ayudas para paliar el daño que la emergencia sanitaria de la COVID-19 causó a la hostelería, el comercio y otros sectores afectados.