Plano de los futuros edificios en Viña Longa. | // L.O.

El Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Viña Longa se aprobó en 1998 y el estudio de detalle de dos de sus parcelas, en 2008 pero ahora el nuevo propietario de los terrenos, la promotora Santiago Sur Galicia, tramita una modificación para cambiar rasantes, aumentar el volumen en planta baja de un edificio y mejorar su habitabilidad. Reactiva así un desarrollo urbanístico que había quedado parado.

En estos terrenos (2.783 metros cuadrados de superficie bruta), al lado del cementerio viejo de Perillo y al borde de la avenida Che Guevara, existían dos chalés de los años sesenta, llenos de pintadas y con okupas, que fueron demolidos ya. Otro chalé más, en la esquina derecha de la parcela, también se derribó en diciembre de 2019 y se prevé que sea un espacio libre.

El estudio de detalle anterior imponía como condición para construir los dos bloques de pisos la demolición de este último chalé (cuya edificabilidad se materializa en las parcelas donde se va a construir ahora estos bloques).

La Alcaldía ha aprobado inicialmente este estudio de detalle nuevo para construir dos bloques de viviendas, escalados al haber un importante desnivel, que tendrán bajo, tres plantas y bajo cubierta. El nuevo estudio de detalle, en el edificio más cercano de Che Guevara, plantea prolongará la planta sótano y semisótano hacia el este para mejorar la conexión de los garajes con el edificio. La ocupación sobre rasante pasa así de 294 metros cuadrados a 405 metros en estas plantas (en las superiores no varía sobre el primer estudio de detalle).

Respecto al edificio de arriba, se ajusta la rasante para elevarla porque el que viva en el primer piso en el futuro tendrá de vistas el talud. Se sube la rasante para que no esté tan enterrado el inmueble y el talud de seis metros se recorta en 1,75 metros y a cambio se rebaja la cubierta. La propuesta de la promotora es para ganar más luz y habitabilidad.

El informe de los técnicos urbanísticos de Oleiros señalan dan luz verde a este nuevo estudio de detalle porque aseguran que no aumenta ocupación de suelo ni sobrepasa la ocupación ni las alturas máximas, la intensidad de uso ni altera las condiciones urbanísticas de los terrenos colindantes.

El Concello ha puesto solo una condición a la aprobación de este instrumento de ordenación: que antes se firme la cesión al Ayuntamiento de la parcela donde se situaba el último chalé demolido, al pie de Che Guevara, porque el Concello quiere destinarla a uso público.

El Concello, en el primer documento presentado por la promotora, también le indicó que debía guardar doce metros de distancia respecto al viejo cementerio (su entorno se ajardinará). Se ejecutará un espacio libre privado en los bajos del edificio más alto, que se podrá usar como zona comunitaria o terraza privativa, con piscina o parque infantil para niños.