El pleno de Vilasantar ha aprobado por unanimidad una moción presentada por el BNG en la que solicitaba que se realizasen pruebas PCR y un seguimiento de los servicios sociales municipales a las trabajadoras del Servicio de Ayuda al Hogar. Los nacionalistas habían pedido que se solicitase al Gobierno central que “considere que el COVID-19 como una enfermedad profesional para las trabajadoras del Servicio de Ayuda al Hogar”. Además, el BNG solicitó en su moción que se instase a la Xunta a considerar este colectivo como personal en primera línea.