La vicepresidenta primera del Gobierno presentó la pasada semana al Consejo de Ministros el listado de bienes inmuebles inmatriculados por la Iglesia Católica entre 1998 y 2015, tras la modificación de la Ley Hipotecaria realizada por el Ejecutivo de José María Aznar en 1996 que favoreció que se pudiesen inscribir a título de propiedad los bienes eclesiásticos con certificación expedida por la diócesis. Tras analizar todos los Registros de Propiedad hallaron 34.961 inmatriculaciones a favor de la Iglesia. Con esta iniciativa se trata de dar transparencia y permitir que se puedan presentar reclamaciones si se poseen documentos que prueben otra titularidad. En el municipio de Oleiros son solo veinte los bienes inscritos, según figura en este listado.

La inmensa mayoría son templos, diez en total (iglesias de Oleiros, Serantes, Maianca, Dorneda, Perillo, Iñás, Lorbé, Dexo y Nós que incluye también la ermita de San Marcos). Otra parte importante son los cementerios, atrios y casas rectorales.

También figuran parcelas anexas a iglesias y atrios, que hoy conservan el nombre de Iglesario, como es el caso de dos fincas, una urbana y otra rústica, junto a la iglesia de Liáns; y otra en As Tilleiras (Serantes), que es urbana. Solo dos bienes no tienen relación directa con la actividad eclesiástica. Es el caso de un labradío en Breixo, que está inscrito a favor de “Apostólica y Romana”, según el listado del Gobierno, es decir, que está a nombre de la Iglesia, del Vaticano, mientras el resto de bienes están a nombre de las respectivas parroquias.

Dos bienes, la iglesia y rectoral de Santa María de Oleiros y una casa en Iñás, figuran con el Arzobispado de Santiago como titular. En este último caso, es una casa antigua de bajo y una planta en la avenida das Mariñas, casi frente a Arenaza.

“Lo que no son templos, rectorales y cementerios, son terrenos que en su día estaban anexos y que eran cultivados para la Iglesia. Respecto a la parcela urbana en Dolores Ibárruri en Santa Cruz, es un terreno donde hace cincuenta años la parroquia tuvo un colegio, luego pasó a las monjas que tienen un centro de protección de menores. En el caso de la casa de Iñás, es una donación de un particular hace pocos años”, explicó ayer el párroco de Liáns, José Carlos Alonso, quien está de acuerdo en que el Estado haya hecho público este listado y se pueda realizar una reclamación en caso de conflicto sobre su titularidad, pues así “no habrá dudas”.