El Concello de Culleredo aplazó el pleno ordinario previsto para la tarde de ayer por una incidencia en el sistema informático que “hacía imposible la celebración con garantías”. El BNG criticó que “la incapacidad del Gobierno local” imposibilitó celebrar la sesión cuando “se estrenaba la nueva plataforma”. El Gobierno local replica que el sistema fue elegido por la secretaria municipal y funcionó en comisiones y juntas de Gobierno.