El Gobierno local de Arteixo presentó ayer a la Xunta dos nuevos informes técnicos en los que alerta del impacto que tendrá el tendido eléctrico previsto entre el parque eólico de Monteagudo y la subestación del polígono de Morás, además de remitir unas nuevas alegaciones en este segundo periodo de exposición pública del proyecto. En los análisis se advierte de que si se autoriza este tendido se abriría la puerta a más infraestructuras en el futuro en la zona sur del municipio, que conserva su carácter rural frente al resto del concello, con una alta industrialización.

La Xunta sometió en febrero a información pública la solicitud de autorización administrativa previa, de construcción y declaración de utilidad pública, del proyecto sectorial de incidencia supramunicipal y el estudio de impacto ambiental. El Concello hizo públicas ayer las alegaciones que ha presentado y que van acompañadas de dos informes técnicos sobre la infraestructura.

Los informes presentados analizan la infraestructura desde el punto de vista urbanístico y medioambiental. En este último, el técnico que lo elaboró afirma que “la implementación” del tendido eléctrico “podría facilitar la programación de otros proyectos futuros que actualmente no se sopesarían para esta zona, aumentando el riesgo de crear una espiral tendiente en artificializar el rural”. Advierte el informe que el trazado discurre por la “zona más natural” del municipio. La estructura discurre por Chamín, Barrañán, Armentón, Lañas, Loureda y Morás.

El Ejecutivo municipal asegura que con la presentación de los nuevos informes “refuerza así su posición en contra de un proyecto que atenta contra lugares de interés medioambiental y para que el que solicita se acometan nuevos estudios para que la construcción se realice de manera que no perjudique al territorio municipal”. Además, el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, está pendiente de la respuesta de Acciona a una reunión con directivos de la empresa en la que les expresó su oposición al trazado proyectado de un nuevo tendido eléctrico, y en donde solicitó que otras alternativas que no dañasen al territorio. La empresa se mostró dispuesta a valorar otros trazados.

El tendido cuenta en total con 51 torres eléctricas, de una altura comprendida entre los 10 y 34 metros. El Gobierno local arteixano ya había hecho público a principios de año su rechazo frontal al proyecto de los alrededor de quince kilómetros de tendido eléctrico entre Monteagudo y Morás por entender que será perjudicial por el municipio.