Fruto de un “error” o no, los bares de Abegondo pasan el fin de semana con las sillas patas arriba. La entrada del concello en nivel alto de restricciones, que decretó el pasado martes la Xunta por la tasa de positivos en coronavirus, tras la reunión del comité clínico, ha obligado desde el viernes a los establecimientos hosteleros a dejar de servir en el interior, “una aberración total” a juicio de la propietaria del Mesón San Marcos, Sonia Velo, quien asegura que “es muy difícil vivir así”, solo con la terraza al 50%, “sin ayudas”, mientras siguen pagando impuestos y recibos y, en su caso, además, “un alquiler alto”.

“Ya con el 50% en el interior teníamos solo tres mesas, y ahora no podemos trabajar dentro y en días de lluvia como ayer, no se trabaja nada. Tengo a tres empleadas en ERTE y solo puedo coger a una para unas horas de refuerzo el fin de semana”, asegura la hostelera. Velo se remite a la explicación del alcalde, José Antonio Santiso, que achaca la situación del ayuntamiento de Abegondo en la franja de nivel alto a “un error” en el cómputo de positivos por parte de la Xunta, y critica que no se rectificase a tiempo para que pudiesen trabajar más este fin de semana, sin tener que esperar al martes, cuando el comité clínico se reunirá de nuevo y evaluará, como cada semana, la situación de cada concello.

La dependienta de Da Cunha, ayer, en el establecimiento. // La Opinión

La dependienta de Da Cunha, ayer, en el establecimiento. // La Opinión

“Tenían que haber rectificado ya. No podemos esperar al martes. Perdemos de trabajar el fin de semana”, critica la hostelera.

La dependienta que ayer servía para llevar en el local de Da Cunha en la capital municipal, Lidia Bergondo, también aseguró notar una gran diferencia de trabajo con el interior cerrado. “Normalmente esto está a tope. Damos muchos desayunos. Y ahora servimos café para llevar, pero no es lo mismo”, asegura. Esta cafetería con productos panaderos y de repostería acusa en especial la prohibición de servir en el interior dado que no tiene terraza.

El nivel de restricciones de Abegondo se revisará, como el de todos los concellos gallegos, el martes, en la reunión del comité clínico. El alcalde achacó a “un descuadre” en los datos la decisión de la Xunta de situar al municipio en nivel alto y aseguró que Sanidade había prometido revisarlo, pero tocará esperar a la cita semanal del comité gallego.