Colegios que siembran valores

El Portofaro y el Fernández Flórez lucen murales por la igualdad y la visibilización femenina

Niños observan el mural de Rosalía, Mallo y Casanova.   | // L. O.

Niños observan el mural de Rosalía, Mallo y Casanova. | // L. O. / Sara Vázquez

“Para simbolizar o representar la igualdad, me pareció buena idea orientarlo a la repartición de tareas en las que todo el mundo tiene una función importante, sea como sea su condición, género, aptitudes, raza obviamente… Lo importante es llevar a cabo una acción grupal independientemente de las condiciones”, explica la ilustradora Iria Fafián, que ha plasmado está imagen de la igualdad en un mural en el colegio Wenceslao Fernández Flórez de Cambre a través de un árbol cuyos frutos recogen niños y niñas de distintas razas. La iniciativa del muralismo ha llegado también al colegio Portofaro, donde Fafián ha inmortalizado a Rosalía de Castro, Maruja Mallo y Sofía Casanova en una iniciativa surgida en el marco de la programación de actividades del departamento de Dinamización de Lingua Galega y en consonancia con el Plan de Igualdad del colegio, explica el Concello.

Mural en el Wenceslao Fernández Flórez.

Mural en el Wenceslao Fernández Flórez. / La Opinión.

La elección de un árbol y la recogida de sus frutos como símbolo fue idea de Fafián, a quien el Fernández Flórez dio libertad para representar y promover los valores de igualdad. En el caso del Portofaro, el centro facilitaron una lista de mujeres destacadas sobre cuyas obras y figuras trabajaban los niños en el colegio, con especial interés en que Rosalía de Castro se incluyese entre las seleccionadas para el mural, con el que se pretendía visibilizar y reivindicar a mujeres clave de diferentes momentos históricos. La artista escogió también a Maruja Mallo, “por representar un poco la parte de la pintura”, y a Sofía Casanova, para incluir a una representante “de la escritura periodística”. La ilusión de Fafián de retratar a Lolita Díaz Baliño, ilustradora a la que este año se dedica el Día de la Ilustración en Galicia, que homenajea por primera vez a una mujer, se descartó porque la artista no figuraba entre las que estudian los niños en el colegio.

Los murales se realizaron con pintura plástica tras aplicar una imprimación en los muros. Fafián se valió de diferentes útiles, como brochas, pinceles o rodillos, para lograr el resultado buscado.

El alcalde, Óscar García Patiño, felicita a ambos centros por promover este tipo de iniciativas, “fundamentales para concienciar al alumnado a favor de la igualdad y en contra de la discriminación”.