La Consellería de Medio Ambiente somete a evaluación ambiental el proyecto para legalizar y ampliar una granja de visones de Monte Xalo, en el municipio de Carral. La actual propietaria, la empresa Blomvis Spain S.L., quiere duplicar la capacidad del recinto que, detalla, alberga actualmente a 3.000 hembras. Con la adaptación a la actual ley de suelo de las naves existentes —realizadas al amparo de una licencia concedida en 2012— y la ejecución de nuevos espacios, los propietarios esperan acoger 6.500 hembras y a 700 machos para criar una media de 32.500 visones para suministrar a las peleteras, según recoge el documento a exposición pública.

La parcela tiene una superficie de 23.786 metros cuadrados. Las naves fueron construidas al amparo de una licencia concedida en 2012, pero posteriormente se realizaron modificación. El promotor detalla en el proyecto a exposición pública que las instalaciones disponen de luz y se abastecen de agua a través de un pozo privado. El suelo está calificado como rústico y la granja, rodeada de explotaciones forestales y, en menor medida, de prados. Según expone la memoria, la vivienda más próxima está ubicada a más de cien metros de la granja y el cauce más cercano, a 118 metros de distancia.

El proyecto incluye la ampliación de las naves de cría y la construcción de un silo estercolera para el almacenamiento de los excrementos. La empresa detalla que su objetivo es disponer de 9.972 jaulas para albergar a 6.500 hembras y 700 machos y crías. Calcula una media de cinco crías por parto y un número máximo de animales por jaula de cuatro.

El documento detalla el proceso productivo de la granja. Recoge que los apareamientos se llevarán a cabo a principios de marzo y los machos serán sacrificados a continuación por el “método del aturdimiento con monóxido de carbono” y trasladados a la peletera. Tras el período de cría, en el que prevé obtener un máximo de cinco ejemplares por hembra (32.500 en total), la empresa sacrificará a las hembras reproductoras para su traslado a la central, sin descartar conservar alguna para la siguiente campaña. Las crías serán destinadas “a la reposición de la propia granja y, el resto, a la fabricación de pieles”.

La Xunta examina actualmente el proyecto para determinar si debe someterse a evaluación ambiental ordinaria. Las personas interesadas pueden presentar sus sugerencias a la Consellería de Medio Ambiente.