El Concello de Culleredo, con la Xunta y la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp), ha firmado un convenio para coordinar actuaciones de vigilancia y control de la avispa velutina mediante el que este año instalará cerca de un centenar de trampas en los puntos donde habitualmente registran más presencia de esta especie invasora.

Uno de los lugares donde ya instalaron una de estas trampas es el Jardín Botánico de O Burgo, donde la Asociación Galega de Apicultura actuó porque allí se encuentra el apiario urbano, además de en Villa Melania.

El Ejecutivo local afirma que el año pasado neutralizó 1.500 avispas solo con las trampas instaladas por el Concello. En 2020 contabilizó casi quinientos nidos.

El Ayuntamiento el año pasado repartió entre los vecinos, de forma gratuita, diversas trampas para avispas asiáticas, en total unos 300. Ahora pide la colaboración vecinal para que colaboren en estas medidas para reducir su presencia.