La Xunta cerró esta semana la venta de cinco parcelas pertenecientes a la primera fase del polígono de Morás, en Arteixo, dentro del concurso de suelo iniciado en el mes de febrero. Encontraron comprador cinco de los 34 solares, es decir, quedaron sin demanda 29. Para estas últimas, la Consellería de Medio Ambiente ha anunciado, una vez resuelta la licitación, que se podrán asignar a partir de ahora “de forma directa a aquellas empresas que vayan mostrando su interés y siempre con las mismas condiciones establecidas en el concurso para la compra”. Además, el Ejecutivo autonómico informó de que habrá otra puja con el suelo sin vender en régimen de derecho de superficie, una modalidad que permite acceder al suelo a cambio de un canon anual “muy reducido” por metro cuadrado y con “opción de compra”.

La venta de las cinco parcelas de Morás es la primera que se realiza tras hacerse pública la compra por parte de Hijos de Rivera, propietaria de Estrella Galicia, de casi medio millón de metros cuadrados en el parque empresarial, lo que equivale a la mitad de la superficie útil de esta zona industrial.

La Xunta, que no hizo públicos los nombres de las empresas que adquieren los solares, detalla que se vendieron cinco solares “con una superficie total de 18.483 metros cuadrados y por un precio de adjudicación global de 2.313.768 euros”. Las bonificaciones aplicadas por la Xunta ascendieron a 809.815 euros.

Tres de las empresas adjudicatarias dedicarán el suelo a instalaciones logísticas de diferentes sectores y dos, a actividades vinculadas al comercio, según indica el Gobierno gallego.

La comercialización de las parcelas del parque empresarial alcanzaba ya el 68,5% de la superficie disponible antes de estas ventas, ya que, a las adquisiciones de grandes extensiones de suelo efectuadas por Estrella Galicia y Aluman, se suman las realizadas por veinte empresas de menores dimensiones que compraron 80.000 metros cuadrados.