Los desprendimientos del acantilado de O Xunqueiro en Mera, que el pasado febrero dañaron barcas de pescadores aficionados, se llevó por delante la valla al borde de la carretera provincial y hundió parte de la zona verde además de dejar grietas en todo este frente marítimo, son responsabilidad del titular de la rúa Gaivota. Así lo aseguró el jefe de la Demarcación de Costas en Galicia, Rafael Eimil.

El alcalde, a preguntas de la oposición, señaló en varias ocasiones que había requerido a Costas para que actuase tras el grave derrumbe por ser zona costera y carecer él de competencias en el mar.

El portavoz municipal del PSOE, Jorge Pérez, preguntó por esta situación al responsable de Costas y le contestó en un escrito que el efectivamente el Concello requirió su intervención pero le explicó que “no es responsabilidad de este organismo” porque la Ley de Costas dice que los dueños de terrenos amenazados por la invasión del mar, por causas naturales o artificiales, pueden construir obras de defensa sin menoscabar las servidumbres, lo que significa que la responsabilidad de solucionar el problema es del propietario de la vía de tráfico”.

Jorge Pérez subrayó que el regidor actuó con diligencia cuando había peligro de derrumbe sobre la carretera de la Casa Carnicero pero en este caso no lo ha hecho así y “culpa a los demás”.

Vecinos residentes en la zona también escribieron a Demarcación de Costas ante el peligro que existe de daños a personas en este entorno, con la misma contestación.