El presidente de la Asociación de Ecoturismo de la Biosfera Mariñas Coruñesas e Terras do Mandeo, Lolo Mosteiro, garantiza, como “enlace” entre los hosteleros y el conjunto del sector privado con la gerencia y dirección, que los cerca de treinta empresarios del territorio que cuentan ya con su marca de calidad están “comprometidos al 100% con el uso de productos de proximidad y de calidad” y con estándares de “sostenibilidad”. Apuesta convencido por el rumbo que lleva la Reserva: ofrecer paquetes de experiencias que combinen difundir la actividad agroalimentaria con rutas o actividades en la zona, gastronomía y alojamiento.

¿Qué actividad destacaría desde que surgió la iniciativa de agrupar a hosteleros de la Reserva en 2019?

Al principio éramos solo hostelería, restaurantes, y ahora se han incorporado alojamientos y se prevé incluir a empresas de turismo activo, para que todos tengamos un control de calidad y una certificación y así poder ofrecer paquetes turísticos completos para vender el destino.

¿Qué logros destacaría?

Le pedimos a la dirección de la Reserva nuestras necesidades: formación en materia de calidad turística, en calidad gastronómica y en vinos de la tierra de Betanzos. Yo conocía los vinos y era defensor de ellos, pero igual hay gente que no, y se les formó con un sumiller, se explicaron las variedades, historia... Este año se va a repetir, para que se conozcan las bodegas, que son siete, y porque nuestra primera opción tiene que ser el vino de Betanzos. Y luego la Reserva nos facilitó envases biodegradables 100% compostables. Nos concedieron todo lo que pedimos. También se está cerrando una jornada de formación en cocina, otra en vinos y otra en repostería, con grandes profesionales.

¿Próximos objetivos?

Algo que ya empezamos, ir a los coles a transmitir el mensaje de la importancia del consumo de producto local y la ecología, para partir desde la raíz, que son los niños, que lleguen a casa y cuenten. Hacemos un showcooking con degustación para que puedan participar en él, probar e incluso llevar algo para casa en los envases compostables.

¿Alguna otra meta cercana?

Hacer estos talleres, por medio de concellos, para parados, amas de casa y profesionales del sector. Aunque algunos profesionales dirán que nadie les va a enseñar a cocinar, que llevan 20 años, se trata de mostrar otros atractivos de la cocina. Paula [Martínez, copropietaria, junto con Mosteiro, de A Artesa da Moza Crecha, en Betanzos] y yo hicimos un showcooking basado en productos de la Reserva para algunos de los mejores cocineros de A Coruña, a través del Consorcio de Turismo, e hicimos un menú degustación y, con toda la humildad del mundo, les enseñamos que con los vegetales se puede hacer mucho más que ensalada o menestra. Y quedaron encantados. Luego, ferias, jornadas gastronómicas... cuando se pueda.

¿Cuáles?

La idea de Paula y mía es crear algo parecido al Festival de la Luz, familiar, con puestos de comida y música en directo, en un espacio de la Reserva. Los grupos, evidentemente, con esta filosofía, serían más bien locales. Se lo comenté a Diego [López, técnico de la Reserva] y le encantó.

¿Qué ofrece un restaurante de la Reserva que los demás no?

Siempre digo que el cliente tiene que notar desde el principio, desde el primer momento, en la primera toma de contacto con el restaurante, ya por teléfono, que está hablando con un restaurante de la Reserva de Biosfera. Desde ofrecer información sobre actividades, rutas o visitas hasta tener una carta de vinos con presencia notable de vinos de Betanzos y un menú de la Biosfera con productos sobre todo de la Reserva. Tener un discurso, explicarlo. Y que el cliente venga a comer y a vivir una experiencia y note la diferencia.

¿Se nota?

¡Sí! Los que estamos, apostamos por la calidad y no por el producto más barato. Somos todos gente comprometida, sabemos que un producto de calidad y ecológico es mejor, no es igual que el otro. En muchos, sin existir aún la marca, ya sabías que ibas a comer producto de cercanía.

¿La apuesta por la sostenibilidad, el respeto al medio ambiente y la calidad es real, o es publicidad?

Es real, de hecho algunos ya no están porque no apostaron por eso. Y hay un control detrás. Alguno dice que sí pero prefiere las patatas de Coristanco. Hay un seguimiento. El año pasado se hicieron visitas mistery diner (cliente misterioso), va una persona no te dicen quién es, y comprueba si hay implicación.

¿Y suspendió alguien?

No. Nos hemos formado, la asistencia a todo es del 100% y con el tiempo van a ser más estrictos.