El alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, anunció ayer que la semana próxima, posiblemente el martes, convocará una protesta con los hosteleros por la decisión de la Xunta de mantener el nivel alto de restricción sanitaria en el municipio, que supone el cierre de bares y restaurantes en el interior y un 50% de ocupación en el exterior, lo que lleva a muchos locales al cierre total porque no les compensa y en otros casos, porque no tienen terraza. “La situación es indignante, no se puede atacar de esta manera tan injusta a la hostelería de Oleiros, no hay justificación” declaró ayer García Seoane. 

El regidor esperaba que el pasado jueves el comité clínico que asesora a la Xunta rebajase el nivel vigente desde que la semana pasada apareció un brote en el colegio Parga Pondal de Santa Cruz que elevó la incidencia, pero no fue así. El Concello asegura que la incidencia acumulada a catorce días es de 53, por lo que a Oleiros “le correspondería un nivel medio-bajo”. 

El regidor recordó que ahora mismo hay cientos de personas trabajando en la construcción en el concello y “pierden tiempo” desplazándose fuera del municipio para buscar dónde comer, además de las “pérdidas para la economía local”, al ser clientes que no pueden gastar en el municipio, con la hostelería muy limitada. Seoane señaló que el Concello ya ”tolera” ahora que los locales cojan espacio público, como aceras, para compensarles por la reducción de aforo, pero si se les impide abrir, después de tantos meses de cierre, expedientes de regulación de empleo, y reducción de aforo, supone un golpe del que será muy difícil que se recuperen.