Los atascos registrados en los últimos días por las obras en la carretera Nacional-VI, en Sol y Mar, han reavivado las demandas de alcaldes de la comarca de suprimir o abaratar los peajes en la autopista AP-9. Los regidores de Betanzos, Bergondo, Miño y Sada, concellos que dependen de la vía estatal para conectar con A Coruña, ven en las retenciones la muestra de que “es necesario agilizar la liberalización o el abaratamiento de los peajes”, como defendió de la alcaldesa de Bergondo, Alejandra Pérez, en referencia al anuncio del Ministerio de Transportes de que preveía hacer gratuitos los viajes de vuelta en la AP-9 y aplicar alguna rebaja adicional a los usuarios que más utilizan la vía.

La alcaldesa de Betanzos, María Barral, considera “urgente y necesario” suprimir el canon de Guísamo y Macenda o, al menos, hacer gratuitos los trayectos de vuelta. “Los vecinos están padeciendo muchas restricciones y hay que tomar medidas”, afirma. El regidor de Sada, Benito Portela, denuncia las “colas terribles” y los “tiempos inasumibles” en el trayecto a A Coruña y reclama la gratuidad del recorrido en la AP-9. La alcaldesa de Bergondo apunta que para su concello, “con dos accesos a la autopista, la liberación o el abaratamiento de los peajes supondría una importante mejora de la movilidad”. El alcalde de Miño, Manuel Vázquez Faraldo, defiende que “el Gobierno debería intentar adelantar el abaratamiento previsto para evitar un problema, además, a las puertas del verano”.