En noviembre de 2014, el Ministerio de Fomento, ahora Transportes, anunció la construcción de una carretera convencional de 2,9 kilómetros de longitud para prolongar el acceso al puerto de Langosteira hasta la tercera ronda. El Gobierno local de Arteixo, encabezado por Carlos Calvelo, abogó por no ejecutar este proyecto y que se empleasen estos fondos en la eliminación del peaje de Pastoriza, en la AG-55. El Concello recurrió en los tribunales la aprobación de esta infraestructura tras la negativa del Gobierno central a negociar esta posibilidad. La Audiencia Nacional rechazó la petición y el Tribunal Supremo inadmitió recientemente el recurso, lo que supone poner fin, sin éxito, a la batalla judicial. Ahora el Ejecutivo prevé presentar otra denuncia en Europa.

E Noviembre de 2014: nuevo vial. Fomento anunció a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) su intención de construir una carretera convencional de 2,9 kilómetros de longitud para enlazar la autovía de acceso al puerto de Langosteira (entonces aún estaba en obras) con la tercera ronda. También abrió un periodo de alegaciones. El presupuesto estimado de la obra ascendía a 32 millones de euros, según indicó el departamento estatal. Unos días después, el PSOE desveló que Fomento descartó la opción de liberar el peaje de Pastoriza para el tráfico pesado, cuyo coste rondaría los 6,7 millones de euros, y optó por la nueva infraestructura.

E Enero de 2015: el Concello aboga por suprimir el peaje. El Ejecutivo municipal hizo públicas sus alegaciones al proyecto de la carretera entre el vial a Langosteira y la tercera ronda. La “mejor alternativa” sería asumir el peaje de Pastoriza para todos los vehículos y no la nueva carretera. El Concello también elaboró un estudio en el que calculaba que la eliminación del pago de la AG-55 entre A Coruña y Arteixo costaría 22,3 millones de euros, diez menos que la nueva infraestructura. El pleno municipal dio luz verde por unanimidad a las alegaciones.

E Enero de 2016: el PP rechaza liberar el peaje. El PP votó en contra en el Parlamento de Galicia de una moción del PSOE que pedía eliminar el peaje entre A Coruña y Arteixo. Los populares consideraron que se trataba de una “herramienta electoralista” del PSOE y destacó que esta autopista es una de las “más baratas de España”.

E Febrero de 2016: el Estado desoye al Concello. Fomento confirmó que había desestimado las alegaciones de Arteixo y que ya había enviado la propuesta del nuevo vial al Ministerio de Medio Ambiente para que diese su visto bueno.

E Marzo de 2016: denuncia ante Europa. El alcalde arteixano anunció que el Concello denunciaría al Gobierno por el “escándalo” de “los carriles de la vergüenza”. El regidor explicó que Fomento tenía intención de abandonar los carriles que construyó en el entorno de O Quinto Pino una vez se completase la obra del vial a la tercera ronda. Confirmó ahora, en mayo de 2021, que empieza los trámites para iniciar la denuncia.

E Abril de 2016: unidos contra el peaje. Los cuatro grupos políticos que forman la Corporación de Arteixo aprobaron una declaración para rechazar la decisión de Fomento de construir la prolongación del acceso a Langosteira en vez de suprimir el peaje de Pastoriza.

E Junio de 2016: abre el acceso a Langosteira. Fomento abrió la nueva autovía de acceso a Langosteira a dos días del comienzo de la campaña de las elecciones generales. El vial entró en funcionamiento después de que Fomento, Xunta y Autoestradas de Galicia (concesionaria de la AG-55) firmasen un convenio que obliga al Gobierno central a indemnizar a la empresa por cada vehículo que vaya a Langosteira, ya que el nuevo acceso desemboca directamente en la autopista. El alcalde, Carlos Calvelo, convocó una protesta que se celebró en julio de 2016. La Xunta abogó por el “diálogo” y censuró actos como el del regidor arteixano. A finales de junio, el PP, incluido Calvelo, votó en contra de la eliminación de todos los peajes de la AG-55. El alcalde justificó su voto en contra porque “se mezcla” la posibilidad de que Fomento suprima el peaje de Pastoriza con la demanda de eliminarlo hasta Carballo.

E Julio de 2016: protesta. Más de 250 vehículos participaron en la manifestación que convocó el Gobierno local arteixano para exigir la supresión del peaje de Pastoriza. Los conductores recorrieron la autovía de Langosteira en señal de protesta.

E Octubre de 2017: el vial supera el impacto ambiental. La conexión entre la autovía de Langosteira y la tercera ronda recibió este mes la declaración de impacto ambiental tras más de dos años de tramitación.

E Diciembre de 2017: luz verde a la nueva conexión. Fomentó publicó en el BOE la aprobación definitiva del proyecto del vial entre la autovía de Langosteira y la tercera ronda. El departamento estatal aseguró que el coste de la obra sería de 27,3 millones de euros.

E Enero de 2018: recurso contra el proyecto. El Concello de Arteixo presentó un recurso contra la aprobación del expediente de información pública y el estudio informativo de la conexión entre la tercera ronda y el actual acceso al puerto de Langosteira. Solicitó al Ministerio de Fomento que anule la tramitación de este proyecto “por no encontrarla ajustada a derecho” y que se constituya una mesa de negociación en la que participen el Gobierno central, la Xunta y el Concello para abordar “la eliminación del peaje” entre A Coruña y Arteixo.

E Abril de 2018: recurso desestimado. El Gobierno central desestimó el recurso que presentó el Concello contra la aprobación del proyecto de la conexión entre el vial a Langosteira y la tercera ronda. Defendió que “se ha ajustado en todo momento a la legalidad” a la hora de descartar la supresión del peaje de Pastoriza y optar por el nuevo vial. El Gobierno local arteixano exigía la anulación de la tramitación.

E Junio de 2018: recurso a la Audiencia Nacional. Los cuatro grupos de la Corporación local de Arteixo —PP, PSOE, BNG y Terra Galega— se unieron para aprobar llevar la eliminación del peaje de Pastoriza, en la autopista AG-55, a la Audiencia Nacional.

E Octubre de 2019: propuesta. La Xunta y el Concello de Arteixo remiten un convenio al Ministerio de Fomento para lograr la supresión del peaje de Pastoriza, en la AG-55. La propuesta supondría que el tramo de la autopista entre A Coruña y Arteixo, un vial de titularidad autonómica, pasase a manos del departamento estatal, que debería abonar una indemnización de 19 millones de euros a la concesionaria, Autoestradas de Galicia.

E Octubre de 2019: defensa de la cuarta ronda. Solo tres días después de que la Xunta se sumase al Concello de Arteixo en su rechazo a la construcción de la cuarta ronda, la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, salió en defensa de este proyecto respaldada por los responsables de los polígonos empresariales de Agrela, Pocomaco y Vío, y por la Federación de Asociaciones de Vecinos de A Coruña y el Área Metropolitana.

E Diciembre de 2020: negativa de la Audiencia Nacional. El tribunal emitió un fallo en el que desestimaba el recurso al entender que “no existe obligación alguna de ajustar la actuación administrativa a los criterios expuestos por los interesados en sus escritos de alegaciones” y razonaba que “a la Administración compete examinar y valorar las diversas” reclamaciones y dar “una respuesta coherente y razonada y explicar el porqué de su decisión”.

E Junio de 2021: batalla legal perdida. El Gobierno local de Arteixo pierde la batalla judicial contra Transportes para lograr la supresión del peaje de Pastoriza. El Tribunal Supremo emite una providencia en la que acuerda inadmitir el recurso presentado por el Concello contra la sentencia de la Audiencia Nacional que desestimaba las reclamaciones del Concello.