El Servizo de Patrimonio Cultural de la Xunta ha abierto un expediente al Concello de Arteixo por la retirada de una represa que estaba situada junto al Ponte dos Brozos tras presentar Alternativa dos Veciños una denuncia por estos hechos. Después recibir la notificación por parte del Gobierno gallego, el Ejecutivo local remitió un informe elaborado por una arqueóloga en el que se explica que la estructura retirada era “contemporánea”, no estaba catalogada y se encontraba en un estado de “ruina inminente”. Además, se indica que “dada la situación de la misma, a unos tres metros del puente, “el colapso estructural del muro de la represa repercutiría de forma irremediable sobre el puente histórica, provocando con todo seguridad daños en este elemento catalogado”.

Patrimonio Cultural recibió un escrito de denuncia por parte de Alternativa dos Veciños en el que se advertía que el Ponte dos Brozos había sido “atacado y destruido”. Por tal motivo, el departamento autonómico inició diligencias previas con el objeto de determinar con carácter preliminar si concurren circunstancias que justifiquen la iniciación de un procedimiento sancionador. La Xunta solicitó información sobre los hechos y la documentación disponible sobre los hechos. El Ejecutivo municipal remitió un informe de la ingeniera municipal.

Revisados los documentos iniciales, el Gobierno gallego informó al Concello que disponía de un plazo de un mes para presentar solicitud para la reposición de la legalidad y documento técnico que justifique lo realizado.

El Gobierno local, para contestar a la petición de Patrimonio Cultural, encargó la realización de un informe a una arqueóloga en el que se detalla lo ocurrido y que se realizó a instancias de Augas de Galicia. “Como consecuencia de la actuación de urgencia realizada por el Concello de Arteixo podemos afirmar que el Ponte dos Brozos, como elemento protegido del patrimonio cultural de Arteixo, no sufrió daños ni deterioros derivados de estos trabajos”, recoge el informe. Además, el documento señala que esta estructura es moderna, ejecutada entre finales de los años 90 y principios del 2000, y que tal y como indicó Augas de Galicia suponía un elemento “extraño” en el canal del río Bolaños que impedía “el normal desagüe de las aguas”.

A finales de noviembre del pasado año, las intensas lluvias registradas provocaron que se acumulasen una importante cantidad de piedras que bloquearon el cauce del río Bolaños pocos metros antes de la estructura del Ponte dos Brozos, lo que propició que el agua empezase a desbordarse por los laterales y a erosionar fuertemente el terreno. En concreto, el bloqueo se produjo en esta represa. El Concello decidió acometer una actuación de emergencia para retirarla.