El Ministerio de Transportes solicitó el pasado mes de abril que se prorrogue la declaración de impacto ambiental para la construcción de la prolongación del acceso viario a Langosteira, conocida como cuarta ronda, una carretera prevista desde la AC-15 a la tercera ronda. La Subdirección General de Evaluación Ambiental, departamento encargado de tramitar esta petición, abrió un periodo de consultas a 30 organismos públicos y entidades. Uno de ellos es el Concello de Arteixo, que remitió recientemente un informe en el que se opone a que se extienda la duración de la declaración ambiental y se reinicie el estudio por completo. Esto implicaría que la actual autorización caducaría el próximo mes de octubre, cuando se cumplen cuatro años de su vigencia sin que se hayan iniciado las obras, lo que provocaría que decaiga.

El motivo principal que alega el Gobierno local en su informe, que está firmado por el alcalde, Carlos Calvelo, es que el proyecto del acceso ferroviario, que discurre por el mismo ámbito que la carretera, contará “con varios puntos de interferencia” y que la declaración de impacto ambiental de 2017 exige que se compatibilicen ambas infraestructuras. El documento recoge que el trazado del tren es un “elemento” que debe “ser analizado debidamente”. Por esto, el Ejecutivo arteixano reclama que se realice un “nuevo estudio en el que se valoren debidamente los efectos de la alternativa seleccionada con respecto al acceso ferroviario”.

El informe advierte que la alternativa del acceso viario que está prevista “muy probablemente tendrá que ser reconcebida” en el tramo de afección del ferrocarril, “probablemente con un desplazamiento hacia el norte”, lo que “supondría una alteración del actual” estudio de impacto ambiental”, y en consecuencia la revisión del estudio, “dado que las alturas de desmonte y terraplén cambiarían significativamente”.

Además, el Concello alerta que los planos del trazado del ferrocarril “no recogen la traza del acceso por carretera y confiere “al enlace de la AC-15 con la AG-55 una configuración que no es la existente”.

Otro aspecto que recoge el informe es que el estudio de impacto ambiental obvia que Arteixo está incluido en el territorio de la Reserva de la Biosfera Mariñas e Terras do Mandeo. Además, advierte que no se realizó correctamente el análisis de ruido por entender que no se tienen en cuenta los núcleos de Vío, As Rañas, Martinete y Mesoiro, en A Coruña.

Calvelo perdió la batalla judicial por el peaje de Pastoriza

El Gobierno local de Arteixo ha perdido la batalla judicial contra el Ministerio de Transportes para lograr la supresión del peaje de Pastoriza. El Tribunal Supremo emitió en mayo una providencia en la que acordó inadmitir el recurso presentado por el Concello contra la sentencia de la Audiencia Nacional en la que se concluía que “no existe obligación alguna de ajustar la actuación administrativa a los criterios expuestos por los interesados en sus escritos de alegaciones” y razonaba que “a la Administración compete examinar y valorar las diversas” reclamaciones y dar “una respuesta coherente y razonada y explicar el porqué de su decisión”, lo cual consideraba hecho por parte del Gobierno central.

El tribunal lo inadmitió al entender que “las argumentaciones vertidas en el escrito de preparación no explicitan el cómo, el por qué y de qué forma entiende la parte recurrente que las infracciones denunciadas han sido determinantes de la decisión de la sentencia que se impugna”.