El alcalde de Sada, Benito Portela, expresó ayer su “gran decepción” por el hecho de que tanto el Estado como la Xunta “desaprovechasen” el acto de apertura del pazo de Meirás para anunciar “la presentación de una demanda civil reivindicatoria de la propiedad de los bienes interiores del edificio”.

El alcalde definió la firma del protocolo de colaboración, por parte de las administraciones implicadas, como una medida “positiva y necesaria, pero parcial, incompleta e insuficiente” para garantizar la integridad del pazo y de sus bienes interiores, y de pactar una gestión del inmueble. Portela demanda que tanto Xunta como Estado pongan en marcha acciones judiciales y administrativas para garantizar el cumplimiento de estos objetivos.