El delegado de la Xunta en A Coruña, Gonzalo Trenor, y el alcalde de Arteixo, Carlos Calvelo, visitaron ayer el colegio Ponte dos Brozos para comprobar el resultado de las recientes obras de mejora, en las que la Xunta invirtió casi 250.000 euros. Trenor recordó que los trabajos “permiten una mayor estanqueidad, confort térmico y ahorro energético”.

La obra consistió en dos acciones principales en el edificio del colegio conocido como “pabellón 2”, en el que se sustituyó la chapa de cubierta y se aplicó en la fachada un sistema de aislamiento térmico. También se eliminó el canalón de cubierta, realizado en obra sobre la fachada, y se sacó al exterior para evitar futuros problemas de humedades y filtraciones hacia el interior,. Además, se sustituyeron todas las bajantes de pluviales, explica la Xunta. Los trabajos eliminarán la condensación al romper los puentes términos y la estanqueidad frente al agua, de forma que se eliminan problemas previos y se previenen otros.